Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad desestima el recurso del padre de Najwa contra el instituto de Pozuelo

La Federación Musulmana de España quiere llevar el 'caso Nawja' al Tribunal Supremo. Vídeo: Atlastelecinco.es
La Comunidad de Madrid ha desestimado la reclamación presentada por el padre de la joven de 16 años que hace unas semanas fue apartada de clase en el IES Camilo José Cela, en Pozuelo de Alarcón, por haber acudido con la cabeza cubierta con el velo islámico, y por lo tanto, haber incumplido las normas del reglamento interno del centro. No obstante, el caso va a continuar, pues la Federación Musulmana de España se muestra decidida a llevar el caso hasta el Tribunal Supremo.
"Este es un caso de intolerancia", "vivimos en un país democrático y vamos a luchar por la libertad hasta el final", ha afirmado Yusuf Fernández, secretario de la Federación Musulmana, que va a llevar el caso hasta el Tribunal Supremo.
El secretario de la Federación Musulmana, cree que la familia debería luchar "por permanecer en el sitio donde está", ya que la joven tiene derecho a seguir estudiando en un centro público. Una libertad fundamental, la libertad religiosa y la libertad a la propia imagen, "que no puede ser vulnerada por un reglamento de régimen interno", ha añadido Yusuf.
Desestimación del recurso de la familia
Por otro lado resolución de la Dirección del Área Territorial Oeste, se recoge la desestimación del recurso que el padre de la joven presentó con motivo del apercibimiento que se le puso a la estudiante el pasado 7 de abril después de que desde el mes de febrero hubiera decidido asistir a clase con el 'hiyab'.
En su decisión, el director territorial de esta zona, José Macias, explica que la Consejería de Educación entiende que el centro "ha aplicado correctamente las normas y se ha respetado completamente el procedimiento el procedimiento disciplinario establecido en las mismas". Así, recoge que el centro se ha acogido al artículo 32 de su reglamento de régimen interno, en el que se establece que "en el interior del edificio no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza", y, además, recuerda que la Ley Orgánica de Educación (LOE) se establece que los centros docentes dispondrán de "autonomía" para elaborar las normas de funcionamiento de cada uno.
Según la Consejería, el reglamento interno del IES Camilo José Cela fue dictado "en base a lo dispuesto en la legislación estatal así como en la normativa autonómica". En consecuencia, añade que las reglas sobre la indumentaria de los alumnos "han sido dictadas al amparo de la normativa de carácter superior vigente en la materia".
También justifica la "falta leve" que se le puso a la joven en que, según el mismo reglamento, "las infracciones de norma de conducta" de este artículo se amonesta de esta manera, y como estudiante del centro, se siguió la misma norma con ella -también se resalta que esta amonestación se le puso semanas después de que la joven empezara a acudir con el velo-. 
Sin velo por miedo
Las compañeras de Nawja, la joven que ha sido apartada en el IES Camilo José Cela, de Pozuelo, han acudido a clase sin llevar el 'hiyab', después de que durante tres días consecutivos fueran hasta el centro con la cabeza cubierta. Tal y como ha confirmado el padre de una de las alumnas, lo hacen "por miedo y para evitar problemas" porque ya se han producido los primeros "roces" con los compañeros. Por su parte, Nawja sigue de baja médica por la presión.
Según Hadir Zerrad, la situación de las amigas que se solidarizaron con la joven cambió el miércoles, cuando a su llegada al instituto se encontraron, además de con la presencia masiva de medios, con la fachada 'empapelada' de carteles en contra de la 'islamización' de Democracia Nacional. 
Aunque el instituto inmediatamente procedió a quitar las pegatinas, con ayuda de algunos estudiantes, los padres temen que las pueda pasar algo. "La cosa ya va mal... Si fueran acompañadas, pero van solas y no queremos que las pase nada", ha señalado el padre de una de ellas.
De hecho, ha señalado que ya el miércoles, a raíz de la decisión del Consejo Escolar y de la presión que aumenta en los pasillos del centro, empezaron los primero "roces" con los compañeros. "Las niñas no se quieren enfrentar con ellos, ya ha habido roces y no quieren problemas", ha apuntado el padre, quien ha recordado que la propia joven apartada de clase ha pedido a sus compañeros que lo "dejen ya".
Según afirman, la estudiante de 16 años está muy agradecida por la "solidaridad y el apoyo" que ha recibido por parte de algunos alumnos.