Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conde-Pumpido dice que se demuestra que la Ley de Partidos no es Guantánamo y se sale del gueto

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha considerado hoy que las elecciones vascas del pasado domingo han demostrado que la Ley de Partidos no es un "Guantánamo electoral", ya que un sector de la izquierda abertzale ha salido libremente de "ese gueto" y ha votado a Aralar.
En un desayuno informativo organizado por el Foro Nueva Sociedad, el fiscal general del Estado ha dicho que los recientes comicios "han venido a darme la razón", en referencia a unas declaraciones que hizo en 2007 al respecto.
"Hemos visto como un sector de la población de la izquierda abertzale ha salido de ese gueto, que no es ningún Guantánamo, que pueden salir libremente, no tienen rejas, ni tienen verjas. Han salido de ese gueto en el que estaban incluidos para ir a votar a una opción de la izquierda nacionalista como es Aralar, que sin embargo es una opción legítima", ha indicado Conde-Pumpido.
Según el fiscal general, así se demuestra que la Ley de Partidos "no encierra en absoluto a ningún sector de la población en ningún espacio cerrado".
Tras recordar que se han ilegalizado ya doce "marcas blancas" de ETA, ha señalado que se ha ido mejorando jurídicamente "la forma en la que nos enfrentamos a ese problema", de tal forma que los que apoyan a los violentos se han dado cuenta de que hay que elegir "entre las urnas y las armas".
"Hemos hecho lo que procedía en cada momento" y se ha conseguido "impedir el acceso de cualquier marca ilegal al Parlamento vasco", ha insistido.
Por otra parte, el fiscal general ha dicho que respeta "como cualquier otra" la decisión de un juez de San Sebastián que ha apreciado que existen indicios de posible comisión de un delito de tortura a los presuntos miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola por parte de 15 agentes de la Guardia Civil.
Conde-Pumpido ha explicado que se trata de una resolución provisional adoptada por un juez independiente y ha apuntado que "el conjunto de la actividad que se realiza contra ETA está absolutamente fuera de toda sospecha porque las Fuerzas de Seguridad actúan con todo rigor y corrección".