Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada a vivir con su hijo de por vida

Polémica sentencia. Una madre divorciada tendrá que readmitir en la vivienda familiar a su hijo de 18 años después de que este la denunciara. La mujer cambió la cerradura de la casa y le negó la llave a su hijo, porque sospechaba que este le robaba. Ahora la Audiencia Provincial de Murcia le ha dado la razón al chico.
El órgano de justicia desestimó el recurso que la madre presentó contra la sentencia de un Juzgado de Instrucción de Murcia, que en febrero pasado ya la condenó a cuatro días de localización permanente por una falta de coacciones.
 En esa sentencia el juez ordenó que esta pena la cumpliese en el domicilio familiar, ubicado en Murcia, "en días que no incluyan el fin de semana", y le dio la posibilidad de sustituirla por trabajos en beneficio de la comunidad "siempre que la denunciada preste su consentimiento para ello".
La madre recurrió esta resolución judicial y alegó que no negaba a su hijo el acceso a la vivienda, "pero que quería ser ella la que le abriera la puerta".
Además, añadió en su recurso que tenía la sospecha de que su hijo le había podido sustraer objetos de la casa y que al estudiar fuera "sólo viene esporádicamente a Murcia".
La Audiencia, rechazó su reclamación porque al cambiar la cerradura de la casa y no facilitar una copia de la llave a su hijo, mayor de edad, "existió una restricción a la libertad de movimientos".
"Se limita así -añade la sala- la libertad del joven, en un aspecto tan importante como es la entrada en cualquier momento a la vivienda cuyo uso le atribuyó el juez de familia junto a su madre y hermanos en los autos de divorcio".
En cuanto a las sospechas de la demandada sobre presuntos hurtos, el tribunal explicó que las mismas "han de ser perseguidas por los medios que la ley arbitra".