Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados a cuatro años por una broma mortal a un anciano

La moda del 'happy slapping' se ha cobrado una víctima mortal en Londres. Tres jóvenes protagonizaron una de estas bromas con resultados trágicos: abordaron por sorpresa a un anciano de 67 años al que dieron una simple colleja; el susto hizo que el hombre cayera y sufriera un mortal golpe a la cabeza. Aunque su nieta trató de reanimarlo, ya no había nada que hacer, Ekram Haque estaba muerto.
La grabación de una cámara de seguridad, de las que la ciudad de Londres está plagada, registran completamente la secuencia. Los jóvenes leon Elcock y Hamza Lyzai, ambos de quince años de edad, han sido condenados a cuatro años de prisión. El tercero de ellos pasará seis meses en la cárcel.
La familia del fallecido, traumatizada por lo sucedido, ha querido que la grabación y las condenas sirvan de ejemplo para que esto no vuelva a suceder. Pero, ¿cómo controlar la costumbre de hacer este tipo de gamberradas?
Este suceso pone sobre el tapete la moda de lo que se conoce como el "happy slapping", bromas que suelen venir grabadas por móvil y después subidas a Internet. Algo así como las gamberradas de toda la vida en cierto modo potenciadas o canalizadas por los nuevos medios tecnológicos. Algo que no puede casi ni definirse será bastante complicado de controlar.
Incluso el gobierno británico ha editado un cortometraje que revela el modus operandi de los 'happy slappers' para fomentar la denuncia de estas agresiones. En el Reino Unido se ha convertido en un problema social. Allí comenzó la moda, y culmina con la muerte de Ekram Haque. 
Nota positiva: hay un movimiento en la red que combate esta práctica usando sus métodos... pero regalando flores, abrazos o chocolates.