Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenados a 20 y 22 años de prisión la madre y el padrastro de la niña Alba

Los acusados durante el juicio. Vídeo: ATLAStelecinco.es
La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas que suman 20 y 22 años de prisión a la madre de la niña Alba y a su compañero sentimental, respectivamente, por la brutal paliza que en marzo de 2006 dejó en estado de coma a la pequeña, que ahora padece una invalidez irreversible.
El tribunal condena a Ana María Cano y a Francisco Javier Pérez por los delitos de lesiones, maltrato habitual y contra la integridad moral, y les impone el pago de una indemnización de un millón y medio de euros para la menor. La sección condena a los procesados por lesiones, y no por intento de asesinato como planteó la Fiscalía, al descartar que Francisco Javier tuviera intención de matar a Alba cuando la zarandeó con violencia, como lo demuestra el hecho de que, al verla inconsciente, la llevara de inmediato al ambulatorio.
La Audiencia reprocha "el gravísimo incumplimiento por parte de la madre de Alba de sus deberes de cuidado y asistencia de la niña", y deniega su petición de ser informada del estado de salud y la evolución de la pequeña. En opinión de la Audiencia, la madre de Alba era "perfectamente conocedora" de los malos tratos que Francisco Javier Pérez infligía a su hija y, pese a ello, "no adoptó decisión alguna" para evitar las agresiones, con lo que puso en grave peligro a la menor.
La sentencia imputa a Francisco Javier Pérez la paliza que en diciembre de 2005 le rompió a Alba un brazo y los maltratos a que la sometió mientras la pequeña vivió con él, atándola a la silla para comer y obligándola tragarse sus propios vómitos, así como dándole de beber con una jeringuilla con la boca precintada.
Respecto a la paliza del 4 de marzo de 2006, la sentencia cree probado que el procesado se quedó a solas con la niña en su piso de Montcada i Reixac (Barcelona), después de que ella hubiera dicho que no quería salir para ir a la feria, y la "zarandeó brutalmente y con tal violencia" que le provocó un hematoma subdural en el cerebro.
Para concluir la culpabilidad de los procesados, la Audiencia ha dado plena credibilidad al relato de Maite, la hija de seis años de Francisco Javier Pérez, quien en abril de 2006 en una exploración judicial realizada por psicólogos explicó lo sucedido la noche de la brutal paliza y los habituales malos tratos que Alba sufría.
Alba, la niña de Montcada i Reixac (Barcelona) víctima de maltratos, nunca podrá volver a caminar ni a hablar y necesitará de por vida la ayuda de una tercera persona para sus actividades diarias. Esas son las conclusiones a las que han llegado los forenses que la examinaron.
El padre de Alba, descontento con la condena