Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan al CatSalut a indemnizar a la familia de un paciente con cáncer mal diagnosticado

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) a indemnizar a la familia de un paciente con cáncer al que se diagnosticó "dolor lumbar" en diversas ocasiones y que terminó falleciendo en diciembre de 2007 en Terrassa (Barcelona).
En la sentencia, recogida por Europa Press, el tribunal destaca que Pedro D., de 59 años, falleció sin posibilidad de tratamiento y fruto de un error diagnóstico, por lo que condena a pagar 60.000 euros de indemnización a la viuda y 20.000 euros a cada uno de los hijos, ha informado el Defensor del Paciente en un comunicado este viernes.
Esta cifra rebaja la indemnización fijada en noviembre de 2013 por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo 16 de Barcelona, teniendo en cuenta que el TSJC ha estimado en parte el recurso que presentó el CatSalut contra la condena inicial.
Los hechos se remontan a abril del 2005, cuando el paciente acudió a su centro de atención primaria (CAP) de Terrassa por dolor lumbar y parestesias, una consulta que repite a finales de 2006: en ambas ocasiones se le diagnosticó dolor lumbar y se le prescribió medicación para el dolor y antinflamatorios, que no dieron ningún resultado.
El paciente siguió consultando cada vez con más frecuencia y mostrando cada vez mayor preocupación por su estado a su médico del CAP, que únicamente le realizó una radiografía de columna y una ecografía renovesical, "ambas inespecíficas, que no clarificaban la causa de los dolores ni justificaban su incremento creciente".
"Las consultas ante la doctora responsable de su asistencia, tienen siempre la misma respuesta de dolor lumbar", por lo que el paciente acude en varias ocasiones a Urgencias del Hospital de Terrassa, donde, sin ningún tipo de prueba, se insiste en el mismo diagnóstico, incluso en alguna ocasión se apunta a cólico nefrítico.
Todas las asistencias posteriores a lo largo de 2007, tanto en el CAP como en el Servicio de Urgencias del Hospital de Terrassa, insisten en idéntico diagnóstico "que no es tal, desatendiendo otros signos como la pérdida importante de peso, que la medicación no da ningún resultado y que los dolores se convierten en incapacitantes".
VISITA EN OTRO CAP
Finalmente, el paciente logra visitarse con otro facultativo de otro CAP que no era el que le correspondía por asignación: es este doctor, quien le prescribe una radiografía ósea y un TAC urgente, que permiten constatar la existencia de una gran masa hepática, que dos días después es diagnosticada como carcinoma de célula grande con metástasis que afecta a hígado, ganglios y huesos.
El mismo día en que este segundo doctor solicita un TAC urgente, el paciente había estado previamente en el Servicio de Urgencias del Hospital de Terrassa, donde, de nuevo, se le había dado el alta con el diagnóstico de dolor lumbar.
Pedro D. falleció "sin posibilidad de ningún tipo de tratamiento, el día 6 de diciembre de 2007, apenas 20 días después de haber sido correctamente diagnosticado", por lo que la familia decidió interponer una denuncia.