Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan al SAS a pagar 84.100 euros por la muerte de un hombre tras una inyección intramuscular en Málaga

Un juzgado ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a indemnizar con 84.106 euros a la mujer e hijos de un paciente que murió el 17 de enero de 2005 en Málaga tras una inyección intramuscular y ello pese a haber demandado asistencia en varias ocasiones.
Así lo ha informado este jueves en un comunicado la Asociación 'El Defensor del Paciente', quien interpuso una demanda contencioso-administrativa contra el SAS y su aseguradora por el fallecimiento de este malagueño de 51 años.
Según el juzgado, "haber dejado al paciente cuatro horas sin ser asistido, sin tratamiento y sin realizar las pruebas correspondientes, supone una pérdida de oportunidad por no haber puesto la sanidad pública los medios a disposición del paciente y el conocimiento médico científico, vulnerándose la lex artis ad hoc".
Este hombre murió tras ser atendido en el Centro de Salud de Benamargosa (Málaga) y en el Hospital Comarcal de la Axarquía, en el municipio malagueño de Vélez-Málaga.
La demanda establece que el 14 de enero de 2005, sobre las 16.50 horas, el fallecido acudió junto con su familia a su centro de salud de Benamargosa por presentar un proceso gripal y fiebre desde hacía tres o cuatro días. Tras la exploración, le administraron una ampolla de Nolotil por vía intramuscular y fue derivado por su médico de cabecera al Hospital Comarcal de la Axarquía para una valoración.
Tras la realización de una analítica y una radiografía, le diagnosticaron 'síndrome gripal' y le aconsejaron reposo en su domicilio. En la exploración se hacía constar 'síndrome febril, ictericia conjuntival y de cuerpo y sepsis'.
El hombre recibió el alta médica pese a su elevada temperatura y la hipotensión y pese a que la analítica del día anterior mostraba un descenso de las plaquetas a 54.000 e, incluso, en el del laboratorio realizado durante su asistencia en el hospital constaba un recuento de plaquetas de solo 48.000, mostrando una trombopenia intensa, según 'El Defensor del Paciente'.
Al día siguiente, sus familiares lo llevaron de nuevo al centro de salud a las 22.15 horas y, tras una exploración y sin realizar ninguna prueba analítica, le fue administrado un calmante vía intramuscular. Durante las siguientes horas continuó con fuertes dolores desde la cadera hasta la rodilla izquierda, presentando un hematoma en el glúteo, por lo que fue llevado nuevamente a las 05.50 horas del 16 de enero al hospital comarcal.
Allí, tras una exploración, se le diagnosticó lumbalgia aguda y se le administró una ampolla de Valium intramuscular, recetándole Paracetamol. A las 16.13 horas del mismo día, y ante un empeoramiento de los síntomas, decidieron llevarlo de nuevo al Hospital Comarcal de la Axarquía, presentando fuerte dolor y gran hematoma en la pierna izquierda. Sin realizarle prueba alguna, se le diagnosticó 'Hematoma por inyección intramuscular en plaquetopénico'.
Unas horas más tarde, a las 20.21 horas del día 16, tuvo que ser trasladado de urgencias al Hospital Comarcal de la Axarquía, debido a que se produjo un agravamiento de su dolencia y presentaba ya un derrame e impotencia funcional de su pierna izquierda, así como un importante deterioro sistemático a su llegada al centro sanitario.
Después de una primera exploración, se apreció "deterioro sistemático con cianosis generalizada, disminución de la conciencia, gran disnea y taquipnea". Asimismo, presentó un aumento de tamaño de su pierna izquierda "a nivel de muslo y región glútea, donde hay gran hematoma que se extiende por muslo a nivel posterior y lateral, sobre todo y también hacia glúteo derecho", se especifica en el comunicado.
Se le realizaron pruebas complementarias, tales como radiografía y analítica, apreciándose mediante ésta última una gran disminución de las plaquetas, con un resultado de 15.000 por microlito de sangre.
Debido al grave estado en que se encontraba el paciente, fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sobre las 01.30 horas, donde siguió presentando hipotensión, intensa disnea, signos de sangrado por boca y a través de la sonda gástrica, por lo que se decidió llamar al hematólogo para transfusión de plaquetas y plasma fresco.
El paciente, a las 02.00 horas, sufrió una rápida hipotensión, presentando, finalmente, parada cardiorrespiratoria y falleciendo una hora más tarde.
ARGUMENTOS DE LA FAMILIA
El abogado Francisco Damián Vázquez, que representa a 'El Defensor del Paciente', ha indicado que la sentencia recoge los argumentos del perito médico de la familia y establece que el paciente debió ser ingresado en el hospital y estudiado tras el gran hematoma del glúteo causado por la inyección, en lugar de darle el alta médica.
Así, ha añadido, como realizarle pruebas como ecografía y estudio hematológico, que hubiera apreciado problemas con la coagulación e infección, sobre todo teniendo en cuenta sus antecedes cirróticos, lo que le hubiera permitido iniciar tratamiento médico.