Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a 14 años de cárcel a unos padres acusados de maltratar a su bebé

Los padres explicaron en el juicio que vivían con su hermana, su tío, otro de sus hijos, de tres años, y con su sobrina, de 18 meses, aunque reconocieron que ellos se encargaban siempre del cuidado de su bebé de tres meses. 
El letrado, que se ha velado por la defensa del bebé, aseguró que el juez se declinó por la culpabilidad de los padres a tenor de las testificaciones médicas y periciales y porque los propios progenitores aseguraron que ellos eran siempre los encargados de cuidar a su hijo. El fiscal pedía 18 años para ambos.
Las alarmas saltaron cuando la menor fue ingresada en el Hospital de Sant Pau después que una pediatra de un centro médico al que acudió la madre tuvo "sospechas de malos tratos". El bebé tenía el fémur fracturado, algo que la médico "no había visto jamás" en una persona de tan corta edad, y lesiones cutáneas en la cara así como una contusión en la frente y en el mentón. Los Mossos d'Esquadra, tras interrogar a la madre abrieron diligencias.
En un principio a la menor se le hicieron pruebas por si la causa de las fracturas era una enfermedad que debilita los huesos -osteogénesis imperfecta-. Las pruebas dieron negativo.
La madre adjuntó datos médicos que aseguran que ella padece una enfermedad genética -trombocitemia esencial-, que podría haberle transmitido y que provoca un elevado número de plaquetas y, como consecuencia, hemorragias que pueden calcificar. La defensa sostuvo que tales calcificaciones podrían ser confundidas con las lesiones anteriores en los huesos.
Los diez facultativos que testificaron en el juicio -del Hospital de Sant Pau, el Hospital Sant Joan de Deu, el Hospital de la Vall d'Hebron y del Instituto Genómico de Valencia- coincidieron en que las lesiones del bebé las tuvo que llevar a cabo "una persona adulta" y no podían ser fruto de una enfermedad genética, tal y como sostiene la defensa.
Con todo, el juez ha decidido imponerles la pena mínima. Cuatro años de cárcel por cada uno de los tres delitos de lesiones y otros dos por un delito de malos tratos habituales. EBP