Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico mantiene en fase de prealerta el Plan Especial de Sequía

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Jorge Marquínez, ha dicho este lunes que continúa en fase de prealerta el Plan Especial de Sequía activado en las cuencas que el organismo gestiona en Lugo, Asturias y Cantabria.
En declaraciones a los periodistas antes de participar en una jornada en Oviedo, Marquínez ha dicho que el agua que ha caído en los últimos días no es suficiente. "No ha habido variaciones significativas, vamos a ver cómo evolucionan las lluvias", ha declarado.
La CHC decidió activar el plan en fase de prealerta la pasada semana. El Plan abarca diversos aspectos clave para la gestión de estas situaciones. El primero de ellos es la caracterización de las sequías en las cuencas del Norte, que difiere a la de otras regiones. Esta definición se hace teniendo en cuenta desde documentos históricos hasta indicadores hidrológicos y análisis de los principales sistemas de abastecimiento.
Posteriormente, el plan afronta los indicadores que predicen o manifiestan la existencia de una situación de sequía y los umbrales de sequía que se obtienen con la aparición de estos indicadores. Por último, cada umbral desarrolla una serie de medidas asociadas, en las que se distinguen las que son responsabilidad directa de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y las que son competencia de otros organismos o administraciones. En este último caso, la CHC desarrollaría una función de información, apoyo, asesoramiento y autorizaciones administrativas.