Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso pide al Gobierno más apoyo a embarazadas que hayan recibido un diagnóstico positivo de Síndrome de Down

La Comisión de Discapacidad del Congreso insta al Gobierno a fortalecer las redes de apoyo a mujeres que hayan recibido un diagnóstico positivo de síndrome de Down o de otras anomalías diagnosticadas en el periodo prenatal, así como a proporcionarles información actualizada sobre las distintas expectativas del desarrollo físico, educativo y psicosocial del niño.
Se trata de una proposición no de ley del PP, que ha contado con el apoyo de UPyD, ya que consideran que la plena integración de las personas con discapacidad es una "asignatura prioritaria" para cualquier país que apueste por el correcto desarrollo y funcionamiento de la sociedad.
Actualmente, según el Informe Mundial sobre la Discapacidad 2011, elaborado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que más de mil millones de personas en el mundo tienen algún tipo de discapacidad reconocida.
En particular, conforme a datos de esta última Organización las anomalías congénitas, también llamadas defectos de nacimiento, afectan aproximadamente a 1 de cada 33 lactantes y causan 3,2 millones de discapacidades al año, asimismo, fuentes de la misma institución, afirman que el síndrome de Down es uno de los trastornos congénitos graves más frecuentes y la principal causa de discapacidad intelectual, agrega el PP.
En este contexto, explica que el síndrome de Down es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra, o al menos una parte de él en la pareja cromosómica 21, de tal forma que se genera un exceso de material genético en las células.
En España son más de 34.000 personas las que presentan Síndrome de Down y su incidencia es de 1 de cada 800 nacimientos, con independencia del origen étnico, del sexo o de las condiciones socioeconómicas de la persona, según informa la Federación Española de Síndrome de Down.
Según relata el PP, cuando los padres reciben un diagnóstico de enfermedad congénita en el periodo prenatal, mediante una prueba o examen ofrecido a las mujeres embarazadas que demandan cuidados prenatales rutinarios cuya administración se hace a petición o por recomendación de un profesional de la salud, o postnatal, deberían recibir información actualizada sobre las distintas expectativas del futuro desarrollo físico, educativo y psicosocial del niño.
En este sentido, destaca la labor llevada a cabo por la OMS, que entre otras medidas, en 2010, emitió un informe sobre los defectos congénitos en el que se describen los componentes básicos para la creación de programas nacionales de prevención y atención de dichos defectos antes y después del nacimiento.
Asimismo, dice que se establecieron las prioridades para que la comunidad internacional colaborase en la creación y fortalecimiento de programas nacionales.
Durante el debate, tanto el PSOE como la Izquierda Plural han criticado el "sesgo ideológico" que a su juicio tiene esta iniciativa 'popular' porque, según señalan las mujeres tienen derecho a decidir sobre su maternidad.
"Es curioso que traigan esta iniciativa cuando llevan dos años cargándose todas las ayudas destinadas a los Síndrome de Down. Preocúpense por ayudar a los Síndrome de Down y dejen a las mujeres que tienen derecho a decidir sobre su maternidad", ha sentenciado la portavoz socialista en la materia Laura Seara.