Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Consejera catalana de Trabajo apuesta por un salario mínimo catalán de 1.000 euros

La consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, ha apostado este miércoles por avanzar hacia un nuevo salario mínimo catalán de 1.000 euros, para el que ha afirmado que el Govern cuenta con el acuerdo de los agentes sociales y económicos, durante el pleno monográfico de pobreza y reactivación económica que celebra el Parlament.
Bassa ha priorizado garantizar la autonomía de las personas sin trabajo y mejorar la renta mínima de inserción --hacia una futura renta garantizada de ciudadanía--, que ha asegurado que seguirá para las personas que, pasados los 60 meses, mantienen las circunstancias que generaron el derecho a recibirla, y que ha recordado que cuenta con un incremento de 70 millones de euros respecto a los 185 gastados en 2015.
"Queremos un país libre, con personas libres, que es lo que hará que no haya pobreza", ha sostenido, y ha apuntado la necesidad de dar un salto de las medidas paliativas que pueden dar actualmente hacia a políticas transformadoras, así como a trabajar en red con los ciudadanos,; con las entidades, como interlocutor conocedor de la situación, y con el mundo local, como punto de partida de la lucha contra la pobreza.
A los 170 millones de euros de subvenciones para las entidades, ha avanzado que sumarán un importe de tres millones de euros ampliables para el apoyo a familias con niños a cargo, mientras que, por otro lado, se creará la agencia catalana de protección social.
También ha destacado el despliegue de programas de garantía juvenil y planes de empleo, así como políticas de empleo con impacto de género que podrán desarrollar este año, mientras que ha avanzado un incremento de 50 millones de euros destinados a la promoción de la autonomía personal.