Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Consejería de Sanidad convoca una sectorial para debatir la suspensión de incentivos y medidas sobre RR.HH

La Consejería de Sanidad ha convocado este viernes a los sindicatos a una nueva mesa sectorial a fin de debatir tres cuestiones vinculadas a la suspensión de incentivos y medidas relacionadas con los recursos humanos y después de que este miércoles hubiera un "mal entendimiento" en el encuentro celebrado.
Así lo ha explicado el gerente regional de Salud, Eduardo García Prieto, quien en declaraciones ayer a los medios señaló que la queja de los sindicatos, que el miércoles afirmaron haberse levantado de la mesa de negociación, tenía que ver con la forma ya que criticaron que no se les hubiera presentado la pertinente documentación.
Tras matizar que se hicieron las cosas como siempre (primero se les explican verbalmente las propuestas y tras la reunión se les hace llegar la documentación) y reconocer que hubo un "mal entendimiento", García Prieto recalcó que el encuentro se completó con la intervención de todos los sindicatos, que se levantaron de la mesa cuando llegó el momento de los 'Ruegos y Preguntas'.
"El proceso de negociación está abierto y estamos dispuestos a escuchar lo que digan", aseveró el gerente regional de Salud quien, acompañado por la directora de Recursos Humanos, Esperanza Vázquez, se referió a las tres medidas puestas sobre la mesa de negociación.
La primera aborda la supresión de la productividad variable o incentivos, que afecta tanto a quienes lo percibían actualmente como a quienes, a raíz del Acuerdo Marco de 2002, se les consolidó como parte del salario fijo: al grupo A se le consolidó el 45 por ciento frente al cien por cien del resto de trabajadores.
La propuesta de Sanidad, que afecta a cerca de 31.000 trabajadores, "casi todos", según Vázquez, se traducirá en una pérdida de entre 15 y 40 euros al mes en las nóminas de los trabajadores de los grupos C o D; alrededor de 2.000 euros al año en los del Grupo A y casi 6.000 euros anuales para los directivos, lo que supondrá un ahorro de 33 millones de euros al año para Sacyl.
REORGANIZACIÓN Y CONDICIONES DE TRABAJADORES
El segundo punto a negociar en la sectorial se centra en la reordenación de los recursos humanos, acción enmarcada en un Plan en el que trabaja Sanidad; la prolongación del servicio activo al llegar a los 65 años y el futuro de los casi 1.200 contratados eventuales del sistema sanitario.
En este sentido, García Prieto señaló que se estudiará si estos puestos de trabajo son necesarios o prescindibles y, en caso de que fueran necesarios, la propuesta que llevan a la Mesa se centra en integrarles en plantilla como interinos en vez de prescindir de ellos y abrir la bolsa para cubrir de nuevo las plazas.
El gerente regional de Salud, quien recalcó que esta situación afecta a médicos y enfermeras pero también a pinches, bedeles o técnicos y que hay trabajadores que llevan más de diez años en situación de eventualidad, apuntó además que la opinión de los sindicatos será "fundamental" en este campo.
El tercero de los puntos, vinculado también a los recursos humanos, busca aplicar la misma norma a los funcionarios que a los estatutarios, tema que se incluye en el decreto ley en que se trabaja para realizar la pertinente adaptación al Real Decreto del Gobierno y que afecta a casi 3.000 personas, 90 de ellas este año.
Estas iniciativas fueron trasladadas por Vázquez en una "ronda" con cada uno de los sindicatos a fin de que contaran con "todas las explicaciones" antes de sentarse de nuevo hoy en la Mesa de negociación.