Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejero catalán de Interior arremete contra la minoría violenta que se enfrentó a la Policía tras el desahuicio

El conseller de Interior, Jordi Jané, ha asegurado que "no se puede permitir" que una minoría de los manifestantes que protestaron este lunes y martes contra el desalojo del conocido como 'Banc Expropiat' en Gràcia (Barcelona) convierta una protesta pacífica en un acto violento.
Lo ha dicho en la inauguración de la IV edición del Security Forum, un congreso de seguridad al que han acudido también el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero; el intendente mayor de la Guardia Urbana de Barcelona, Evelio Vázquez; el jefe de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gozalo, y el del Cuerpo Nacional de Policía, Sebastián Trapote.
Jané ha afirmado que, en una sociedad democrática y plural, es necesario respetar el derecho a manifestación y la libertad de expresión, pero no a "los que queman coches y motos, provocan disturbios en calles estrechas de Gràcia, poniendo en peligro su seguridad" y pudiendo provocar un incendio en los edificios colindantes.
El conseller de Interior ha recordado que esa minoría de manifestantes iban encapuchados, llevaban material inflamable, quemaron contenedores y lanzaron piedras y botellas de cristal a los policías: "No puede ser admisible", ha añadido.
Ha pedido a los responsables de la policía presentes en el acto que den "una respuesta congruente y proporcional", ha mostrado su apoyo a los Mossos d'Esquadra y ha explicado que actuaron para velar por la seguridad y no causar males mayores.
"La sociedad nos pide que se actúe ante aquellas situaciones que lo que quieren es poner en riesgo nuestra convivencia pacífica y que estas situaciones no vayan a más", ha dicho tras pedir respeto a las fuerzas policiales que trabajan para la sociedad.
El conseller ha subrayado la necesidad de una buena colaboración entre seguridad pública y privada: "Son tantos los retos planteados que no colaborar sería altamente arriesgado para todos, y colaborar es un imperativo que entre todos queremos implementar".