Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejero catalán pide diferenciar entre tensión política y una crispación que "no existe" en la calle

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha pedido diferenciar entre la tensión política que se puede vivir en los debates en el Parlamento catalán con una crispación que "no existe en la calle".
En declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, ha pedido serenidad, no ve que el debate soberanista genere ningún tipo de crispación en Cataluña y ha solicitado que las agresiones a políticos no se "saquen de contexto".
Ha asegurado que los Mossos d'Esquadra siguen trabajando recogiendo testimonios para aclarar la agresión sufrida por el líder del PSC, Pere Navarro, y ha recordado que una vez se enteró de la agresión pidió a Navarro que formulara la denuncia para clarificar los hechos.
Tras condenar cualquier acto de violencia, ha asegurado que "objetivamente" no cree que el debate soberanista genere crispación en la calle, aunque ha afirmado que puede haber una expresión aislada de violencia, y ha considerado importante que se puedan defender todas las posiciones.
"SIGNO DE MADUREZ"
Tras la petición de disculpas del comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, a todos aquellos que se hayan podido sentir perjudicados por actuaciones del cuerpo, Espadaler ha considerado un "signo de madurez" que la policía catalana tenga la capacidad de entender el entorno en el que está trabajando y que alguna de sus actuaciones no son bien comprendidas.
En el debate sobre la prohibición de las balas de goma, ha considerado que la policía está ahora más preparada que antes de iniciarse, y que ha entendido que las pelotas no es un procedimiento "socialmente aceptable".
"La solución al desorden público no es la pelota, es la inteligencia. Entender todo lo que pasa y actuar de forma proactiva", ha afirmado el conseller, y ha pedido no reducir el debate de la contención de la violencia al uso de las balas de goma.