Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Dentistas de España recuerda a los pacientes sus derechos, ante el cierre de la cadena Funnydent

El Consejo General de Dentistas de España ha recordado a los ciudadanos sus derechos como pacientes, con motivo del reciente cierre de la cadena Funnydent, la cual deja a un determinado número de pacientes odontológicos con tratamientos inacabados con graves consecuencias para su salud.
Por ello, ha informado de que, en caso de que sientan sus derechos vulnerados, deben contactar con el Colegio Oficial de Dentistas y organizaciones de consumidores y usuarios de su demarcación territorial para informarse de sus derechos y activar las acciones legales oportunas.
En el caso de los trabajadores de Funnydent, igualmente pueden contactar con los Colegios Profesionales para recibir información de los derechos que les asisten.
"La principal obligación del dentista es velar por la salud del paciente, que está por encima de cualquier otro interés. Cuando se lleva a cabo el cierre repentino de clínicas, los colegios Profesionales pueden asesorar tanto a los pacientes como a los profesionales sobre los derechos que les asisten y las acciones legales a tomar ante esta situación. Igualmente pueden acudir a las asociaciones de consumidores y usuarios para solicitar asesoramiento", ha señalado el Consejo.
Además, en el caso de tratamientos que hayan sido financiados total o parcialmente, y que no hayan finalizado, los afectados deberán informarse sobre las actuaciones a seguir dado que la Ley de Créditos al Consumo prevé estas situaciones para garantizar sus derechos.
Finalmente, ha insistido en que la libre elección del profesional es un derecho de los pacientes y aboga por una mayor regulación de la publicidad sanitaria para evitar que los ciudadanos reciban información inapropiada que pueda ocasionarle falsas expectativas y les induzca a error en la toma de decisiones.