Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Enfermería avisa a los enfermeros que objetar y tratar al inmigrante irregular es "inviable" jurídicamente

Las acciones sanitarias de los profesionales a este colectivo pueden ser vistas como "desobediencia civil o insumisión"
El Consejo General de Enfermería ha advertido a los enfermeros sobre la "inviabilidad jurídica" de la figura de la objeción de conciencia ante casos de no beneficiarios de la asistencia sanitaria en España. Por ello, tratar a inmigrantes en situación irregular puede ser considerado como "desobediencia civil o insumisión" con todas las consecuencias jurídicas, judiciales y laborales que esto conlleva, señalan sus representantes a Europa Press.
De este modo, el consejo ha saltado a la palestra ante una corriente de opinión a favor de la objeción de conciencia. Tras consultar con los servicios jurídicos de la organización, se ha constatado que "no cabe esta figura en este supuesto", manifiestan sus representantes mientras señalan que persiguen "la seguridad jurídica de profesional".
En este sentido, se aclara que el Ministerio de Sanidad es la única entidad estatal con plena competencia para decidir y determinar qué personas pueden acceder a las prestaciones sanitarias con cargo a los fondos públicos. Por ello, cuenta con la potestad de acudir al Estado de Derecho y así hacer cumplir dichas normas si no se acata la obligación de los sanitarios de seguirlas.
Además, en el escrito remitido a los enfermeros, el consejo subraya que las discrepancias con el Real Decreto deben ser puestas en valor a través de los trámites legales. No obstante, dentro de los mismos "no se encuentra la objeción de conciencia".
En relación a ello, se especifica que esta figura sólo puede considerarse como un derecho individual, nunca colectivo. Además, se observa que afirmar la soberanía de la conciencia en cualquier supuesto, sin restricciones ni límites, significa convertir el estado de derecho "en algo materialmente impracticable".
Por todo lo anterior, el consejo recuerda la imposibilidad de objetar ante las medidas adoptadas por Sanidad. Sin embargo, el Consejo General de Enfermería confirma que va a proponer a los Colegios Provinciales, a través de su Asamblea General, la posibilidad de establecer consultas de enfermería en sus sedes "para que estos enfermeros puedan prestar de forma altruista, y fuera de su jornada laboral, su asistencia sanitaria a esta población afectada".