Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo General de Dentistas alerta del auge de la publicidad engañosa en el sector Odontológico

Cada vez hay más publicidad engañosa y poco ética en el sector Odontológico, en la que se ofrecen cifras muy económicas y cuando se cobra al paciente por el tratamiento completo el precio no es el mismo que el anunciado, según alerta el Consejo General de Dentistas.
Este tipo de práctica es habitual, principalmente, en algunas franquicias dentales donde se ofrecen implantes muy baratos, pero que "ocultan en la letra pequeña una serie de costes adicionales correspondientes a prestaciones clínicas necesarias en el tratamiento y que no están incluidos en el precio publicitado", advierten.
A este respecto, los expertos aconsejan a los pacientes que "se desconfíe de todos los tratamientos que se anuncien a precios muy económicos precedidos de la preposición "desde" o estén acompañados de asteriscos". En aquellos casos en los que la letra pequeña sea ilegible, "deberá exigirse a la clínica la información a un tamaño adecuado para su lectura". Asimismo, antes de someterse al tratamiento, el paciente "deberá solicitar un presupuesto detallado con el precio final del tratamiento completo y que sea un dentista y no un comercial quien lo explique, aclare las posibles dudas, y proponga las distintas alternativas clínicas para solucionar el problema de salud del paciente".
De esta manera, los dentistas insisten en que la promoción de servicios sanitarios "debe estar regulada mediante criterios rigurosamente clínicos" y que, con el fin de proteger el derecho a la salud de la población, "en la publicidad sanitaria debe prevalecer siempre la ética y deontología de la profesión, ofreciendo al paciente una información rigurosa, veraz, comprensible y prudente, basada en el conocimiento científico".
LA PUBLICIDAD SANITARIA DEBERÍA REGULARSE MÁS ESTRICTAMENTE
La actividad sanitaria es esencialmente distinta al resto de actividades y por lo tanto, en caso de existir la publicidad, esta "debería estar regulada de forma mucho más estricta, para evitar que los pacientes reciban una información que pueda ser engañosa o deficiente con el consiguiente perjuicio para su salud", recuerdan.
El Consejo General de Dentistas explica que la publicidad engañosa es un delito en nuestro país junto con el cual se podría incurrir también en otra serie de delitos tales como el de estafa, el delito de lesiones o el delito contra la salud pública. De ahí la importancia de que las instituciones competentes junto con Organización Colegial "adopten las medidas necesarias para que la regulación de la publicidad sanitaria sea mucho más rigurosa con el fin de proteger así la salud y derechos de la población".