Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro consejos para mantener una conversación con un niño

Padre e hijoGtres

Llega un momento en el que los niños te rodean, da igual de quién sean: hermanos, primos, amigos, todos deciden tener hijos. Son una bofetada de realidad que te hacen asumir que has madurado y que, seguramente, ya no eres tan joven. Sin embargo, mantener una conversación con ellos no es una tarea sencilla para todo el mundo, por lo que seguir estos consejos puede ser de ayuda. 

HABLALES COMO ADULTOS
Basándose en su propia experiencia la periodista Emma Jane Unsworth señala en ‘The Guardian’, que recuerda como odiaba que los adultos le hablasen de forma condescendiente cuando era una niña. Por eso considera que es mejor mantener una conversación “normal” con los más pequeños y no usar un tono de voz que no sea el que usamos normalmente. De hecho asegura, que a los niños les gusta que les des un apretón de manos o les preguntes por las noticias del día. Además, añade que un niño le dijo hace poco que la “cortesía y la amabilidad eran las dos cosas que más le importaban cuando hablaba con un adulto”.
NO TE ESFUERCES DEMASIADO
La periodista afirma que es mejor no ir todo el rato detrás de los niños esperando que te hagan caso. Y los compara con los gatos, que se acercan a ti cuanto más les ignoras. Confiesa que lo ha descubierto en los cumpleaños, donde se queda aislada en la esquina de una mesa esquina como una pitonisa y tarde o temprano los niños acaban acercándose a ella.
HAZ CHORRADAS
Salir con un niño es como ir, en palabras de la periodist, con “un amigo drogado”que no para de hacer locuras, así es mucho más fácil derribar las barreras de la diferencia de edad. Bailar, tirarte a la piscina con rompa o jugar al limbo, da igual, cualquier escusa es buena para hacer tonterías. 
NO HAGAS PREGUNTAS ESTÚPIDAS
Un niño odia que le pregunten  por ejemplo cómo les ha ido el colegio, ya que para ellos un día de colegio es una eternidad y lo consideran una pregunta estúpida. Es como si a un adulto le preguntases que ha hecho en 2014.