Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Copenhague: la UE y EEUU muestran su disposición a llegar a acuerdos "ambiciosos"

Por lo pronto, cierto optimismo y "ambición". Una ambición que la Unión Europea exige como imprescindible para que el encuentro no se cierre en falso. En este sentido, el ministro de Exteriores de Dinamarca, Per Stig Moller, ha insistido en que la Unión Europea (UE) cumplirá su "promesa" y pasará del recorte del 20 por ciento aprobado unilateralmente por los Veintisiete al 30 por ciento en caso de un gran pacto internacional.
Pendientes
La UE está pendiente de que las ofertas de reducción de emisiones de las otras potencias sean las suficientes para efectuar el salto: "Hemos visto una oferta prometedora de Suráfrica, pero con condiciones, lo mismo pasa con Corea del Sur, Japón, Nueva Zelanda y Rusia", ha señalado el mismo ministro danés
Por su parte, el Gobierno de los EEUU sigue exhibiendo una nueva imagen y conducta ante este problema global: la Administración Obama ha declarado estar decidida a tomar medidas contra el cambio climático sin la necesidad de contar con las decisiones del Congreso.
El segundo pilar
El segundo pilar de la cumbre es la cuantía de la financiación destinada a los países pobres o en vías de desarrollo para que estos puedan desarrollarse con métodos respetuosos con el medio ambiente. Estados Unidos tiene previsto aportar "la parte justa" de los 10.000 millones de dólares anuales calculados como mínimos. Un mínimo considerado totalmente insuficiente por organizaciones no gubernamentales que calculan cifras muy diferentes para terminar con el problema.
Según cálculos de Intermón Oxfam los países ricos pueden generar una reacción en cadena que llevara al éxito la cumbre sobre Cambio Climático en Copenhague si destinan, al menos, 233.000 millones de euros anuales en fondos públicos para ayudar a los gobiernos pobres a reducir sus emisiones. Según el portavoz de cambio climático de Intermón Oxfam España, José Antonio Hernández de Toro, se trata de una cantidad que es "calderilla" si se compara con los 8,4 billones de dólares invertidos para salvar a los bancos en quiebra" como consecuencia de la crisis financiera mundial.
La corrupción, un obstáculo
Otro punto interesante pero menos mencionado es el papel de la corrupción política y económica en todo esto. La corrupción, endémica en muchos países en desarrollo, contribuye a la escasez de agua y dificulta aún más la solución del cambio climático, según ha denunciado en la misma cita la ONG Transparencia Internacional.
El organismo ha advertido de que hay casos de corrupción en la perforación de pozos rurales en el África subsahariana, la construcción de plantas de tratamiento de aguas en zonas urbanas de Asia y en la de centrales hidroeléctricas en Latinoamérica. En particular, tras las inundaciones en la India en 2005, funcionarios y empresas del estado de Bihar fueron acusados de haber defraudado unos 2,5 millones de dólares de fondos estadounidenses de emergencia. También en EEUU se 'perdieron' hasta 2.000 millones de dólares destinados a la asistencia del huracán Katrina. A.V.