Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven de Costa de Marfil consiguió saltar la valla de Melilla y llegar al CETI esta mañana, cuando 250 lo intentaron

Un joven de Costa de Marfil ha conseguido esta mañana saltar la doble valla del perímetro fronterizo de Melilla y llegar al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), después de que se produjeran dos intentos de salto de en torno a 250 personas y fuese detectada y devuelta a Marruecos una patera con 25 ocupantes camino de la ciudad autónoma.
Según explica en declaraciones a Europa Press el responsable de la ONG melillense Prodein, José Palazón, el joven de nacionalidad costamarfileña ha llegado al CETI en buen estado de salud. Se desconoce si en la represión de los dos intentos de salto se han producido heridos.
Palazón ha incidido en el enorme despliegue policial que se ha producido en la zona del salto, dificultando el acceso del personal de la entidad. No obstante, han podido acercarse lo suficiente para descubrir a "un grupo de chavales detenidos en la zona de Rio Negro junto a un montón de soldados marroquíes".
"Es fácil imaginarse lo que ha podido pasar", explica Palazón, que lleva una década denunciando las devoluciones en caliente de migrantes en la valla, prácticas por las que ha sido imputado el coronel Jefe de la Guardia Civil en Melilla por un posible delito de prevaricación.
La Delegación del Gobierno en Melilla ha difundido después una nota para denunciar la "intensa presión" de la inmigración sobre la ciudad y asegurar que la de este miércoles ha sido una "acción coordinada" por "las mafias", ya que varios grupos de personas han intentado acceder a la ciudad tanto por tierra como por mar.
Según explica, el primer intento de entrada se registró sobre las 05:45 horas, cuando la Guardia Civil avistó una patera camino de la costa. "Dos embarcaciones de los GEAS (Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil, salieron en auxilio y rescate de la patera, de la que finalmente se hizo cargo Marruecos tras comprobarse que sus 25 ocupantes, todos adultos y varones de origen subsahariano, se encontraban en perfecto estado de salud", afirma la Delegación.
La nota dice que "casi al unísono, por el vallado colindante con la frontera de Beni-Enzar, un grupo de unos 100 inmigrantes de origen susbahariano, intenta acceder a Melilla" pero "la rápida reacción de los guardias civiles y funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que cumplían servicio en la misma frontera, logra frustrar el salto con la cooperación de las fuerzas marroquíes". El paso fronterizo fue cerrado al tráfico 25 minutos.
Simultáneamente, se producía un intento de salto en la zona del Río de Oro, por donde "intentan acceder a la carrera un grupo de 200 inmigrantes subsaharianos", pero ninguno logra entrar en la ciudad autónoma, según la Delegación, "gracias al fuerte dispositivo activado por la Benemérita" que se ha servido de un helicóptero de vigilancia de fronteras y ha desplegado las unidades de la Agrupación de Reserva y Seguridad.