Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crece un ochenta por ciento la demanda de trajes de protección contra el ébola

Teresa estuvo 50 minutos en la habitación del misionero García Viejo el día que murió. Preparar el traslado del difunto y limpiarlo todo le llevó más de la media hora establecida en el protocolo. Su misión, era la más arriesgada. Aparentemente nadie se dio cuenta de que se había pasado de tiempo. Teresa estuvo más expuesta al virus y a cometer errores. Además pudo sudar más al llevar puesto más tiempo el traje de protección. Las directivas europeas fijan tres categorías de trajes según la protección. Los de nivel 3, para riesgos mortales, son los más completos. En la última semana la demanda de este tipo de trajes, en los hospitales españoles ha crecido un ochenta por ciento.. Hasta ahora, la mayoría contaban con equipos menos seguros. Algunos solo disponían de rudimentarios kits compuestos por una bata, un gorro de celulosa y calzas de plástico, material apropiado de un quirófano pero no para protegerse contra el ébola.