Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina de Borbón, una Infanta al margen de la Familia Real, sin ducado pero con derechos de sucesión al trono

El Rey Juan Carlos ha pedido a su hija la renuncia a sus derechos dinásticos, pero ella se ha negado
La declaración de la Infanta Cristina este jueves en el juicio del caso 'Nóos' ha avivado de nuevo el debate sobre su renuncia a los derechos de sucesión al trono y generado confusión respecto de su condición real en la actualidad.
La hermana de Felipe VI ya no es miembro de la Familia Real. Dejó de serlo el mismo día de la proclamación de su hermano como monarca, al igual de lo que ocurrió con la Infanta Elena. Una y otra son hoy familia del Rey, pero no Familia Real. Tienen la misma condición que tenían las hermanas de Juan Carlos I, Doña Pilar y Doña Margarita, durante su reinado.
Por eso mismo, las Infantas Elena y Cristina no tienen un perfil propio en la web de la Casa Real, aunque siguen apareciendo en el histórico de noticias que hacen referencia al reinado de Juan Carlos I. Felipe VI ha dejado la puerta abierta a encargar alguna tarea de representación institucional a su hermana Elena, pero en esos casos puntuales, ella no cobraría remuneración alguna por ello.
Con la proclamación de su hermano como monarca, las Infantas Elena y Cristina ascendieron un puesto en la línea de sucesión a la Corona. Cristina de Borbón es la sexta en la línea sucesoria, por detrás de la Princesa de Asturias, la Infanta Sofía, la Infanta Elena y los dos hijos de ésta.
A pesar de que hasta el Rey Juan Carlos le ha pedido a su hija Cristina, vía un intermediario, la renuncia a sus derechos dinásticos, ella no ha dado ese paso. Y desde la Casa del Rey no dejan de repetir que esa renuncia le corresponde en exclusiva a ella.
Lo que sí pudo hacer Felipe VI, y así hizo, fue despojar a su hermana del título de duquesa de Palma, que le había otorgado Juan Carlos I con motivo de su enlace con Iñaki Urdangarin.
ENFRENTAMIENTO ENTRE HERMANOS
A apenas unos días de cumplir su primer aniversario como Rey, Felipe VI firmó un real decreto revocando la concesión del título a la Infanta, lo que dio lugar a un enfrentamiento entre los dos hermanos que escenificaron Zarzuela y los abogados de la Infanta en un cruce de comunicados.
En un intento de protegerse, la Infanta contradijo la versión de Zarzuela y aseguró que fue ella la que renunció en una carta a seguir usando el título de duquesa de Palma, que por extensión tenía también su marido. La Casa del Rey se vio obligada entonces a precisar que esa carta llegó después de que Felipe VI comunicara a la Infanta su decisión de retirarle ese honor, unas horas antes de hacer público el decreto.
Lo que nadie podrá arrebatarle a Cristina de Borbón es su condición de Infanta, que tiene simplemente por ser hija de Rey.