Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cruz Roja Española atiende a 13.500 refugiados en las islas griegas y alerta de la amenaza del frío

Cruz Roja Española ha atendido desde el pasado mes de septiembre a un total de 13.500 refugiados y migrantes en las islas griegas de Samos y Chíos, a través de las Unidades Móviles de Salud que mantiene desplegadas en la zona, principal punto de acceso para cientos de miles de personas que huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán o Irak. Además, urge a los gobiernos a que tomen medidas para proteger a los refugiados que ahora se enfrentan también a la amenaza del frío.
La actuación de Cruz Roja Española se enmarca en el operativo puesto en marcha por Cruz Roja desde que comenzó la crisis de refugiados, con más de 74.000 voluntarios desplegados en 28 países europeos, atendiendo a 600.000 personas. Concretamente, desde España han enviado 55 delegados de emergencias a Samos y Chíos, donde han atendido a más de 13.500 personas.
En estos momentos, una de las principales preocupaciones de la organización ante esta crisis es la bajada de las temperaturas que supone, según advierten, "una amenaza" para las personas que acceden a Europa desde Turquía y para aquellas que se encuentran en la ruta de los Balcanes, sobre todo, para los mayores, niños y enfermos. Por este motivo, urge a los gobiernos a tomar medidas para proteger a los refugiados.
Uno de los puntos de tránsito más complicados, según apuntan, son los pasos naturales a través de los Balcanes, donde centenares de personas se quedan aisladas. En este sentido, Cruz Roja Española está apoyando a la Cruz Roja Serbia en su programa de rescate en alta montaña, proporcionando primeros auxilios, información a los refugiados y transporte desde las zonas de montaña hasta pueblos y ciudades cercanas.
Los equipos médicos de Cruz Roja también temen el impacto psicológico que puede tener el empeoramiento de las condiciones sobre estas personas, que ya escapan de guerras o de pobreza extrema. Por ello, está priorizando la ayuda básica como comidas calientes, cobijo, abrigo, mantas o sacos de dormir y reforzando las unidades móviles de salud a lo largo de las distintas rutas de tránsito.