Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Cuidado con la neumonía!

Las bajas temperaturas multiplican los casos de neumonía. Foto: EFEtelecinco.es
En 2007 esta enfermedad respiratoria provocó entre 3 y 14 casos cada 1.000 habitantes, cifra que aumenta en la franja de población de personas mayores de 65 años hasta los 50 casos por cada 1.000 personas. Además, esto conlleva un alto coste sanitario dado que entre un 20 y un 50 % de los afectados por la neumonía acuden al servicio de urgencias del hospital y son ingresados.
Teniendo en cuenta estas cifras, "un invierno de frío intenso como el actual pueden multiplicar los casos de neumonía", añade la coordinadora del Área de Enfermedades Infecciosas de SEPAR, Rosario Menéndez, debido a que los virus y bacterias que provocan la neumonía tienen su mayor incidencia en invierno cuando la temperatura es mas baja y hay menos horas de sol.
Además, en invierno, los ciudadanos están más horas en ambientes cerrados, con menor ventilación y recambio de aire, lo que hace que "aumente el contagio entre las personas y extender la epidemia".
Aumenta la mortalidad asociada a esta enfermedad
Como consecuencia del aumento de casos de neumonía también ha aumentado la mortalidad asociada a esta enfermedad, que se sitúa como la primera causa de muerte por infección según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2005.
Como ejemplo de la importancia social de esta enfermedad, en 2005, un año de grave incidencia de la gripe, aumentaron un 77 % las muertes por neumonía, la tasa más alta de los últimos 25 años con 9.853 muertes, de las que 8.237 fueron personas mayores de 75 años.
Los grupos de población más vulnerables se sitúan en las edades más extremas, es decir, niños menores de 5 años y ancianos, así como en aquellas personas con el sistema inmunológico debilitado a causa de trasplantes o VIH.
Prevenir la enfermedad
Para prevenir la enfermedad en los grupos más vulnerables, los neumólogos recomiendan la administración de la vacuna de la gripe porque protege frente al virus gripal que, además, posteriormente pueden provocar una neumonía.
A nivel práctico, los especialistas recomiendan mantener una temperatura estable en casa y abrigarse al salir a la calle para evitar cambios bruscos de temperatura, así como evitar la calefacción muy alta porque reseca el ambiente y también las vías respiratorias y ventilar bien las casas. BQM