Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuidar el corazón es cosa de niños, según Valentín Fuster

El director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y director del Instituto Cardiovascular del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York, Valentin Fuster. EFE/Archivotelecinco.es
Convencido de que desde los 3 años un niño puede aprender conductas saludables para toda la vida, el cardiólogo Valentín Fuster ha dedicado su último libro, "Monstruos supersanos", a los más pequeños de la casa, aunque tengan que ser sus padres los que se lo lean.
Las enfermedades cardiovasculares, una epidemia crónica en la actualidad y que conlleva un enorme coste sanitario, según Fuster, podrían evitarse si desde la niñez se aprende a seguir una dieta saludable y a hacer ejercicio.
Sin querer buscar culpables, como no sea "la sociedad del consumo", de la creciente obesidad infantil, Fuster ha explicado en su libro, a través de entretenidos capítulos, que para evitarla hay que comer bien y en familia, especialmente a la hora del desayuno; hacer ejercicio a diario y no ver tanto la televisión, cuidar la higiene y dormir bien.
Valentín Fuster, responsable de que el 'Monstruo de las Galletas' de Barrio Sésamo se haya convertido en el 'Monstruo de la Fruta', ha declarado que "el futuro de la prevención está en los niños".
Por ello, como científico ha descubierto que en el tema de las patologías coronarias y cerebrovasculares no todo está en la investigación molecular, sino también en la educación infantil.
Frases como "acábate el plato" y "come más" son "anacrónicas" para el director general del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinai, de Nueva York, y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en España, que prefiere apostar por alimentar a un pequeño con buenos consejos.
Concienciación, responsabilidad e incentivación son los tres términos con los que Fuster ha resumido la actual situación de las enfermedades cardiovasculares, originadas especialmente por la hipertensión, el colesterol, el tabaco o la diabetes.
Ha reconocido que España no es tan distinta a Estados Unidos en hábitos alimenticios, y que no se cree que aquí se cumpla la dieta mediterránea, como lo demuestra el aumento de la obesidad infantil.
Además, mientras ha agradecido medidas sanitarias norteamericanas como la obligación de bajar la sal de la alimentación o el multar a restaurantes que no cocinan con aceite de oliva, no ha querido hablar sobre las controversias que está originando en España el próximo endurecimiento de la denominada ley antitabaco.
Fuster ha destacado que es "muy bueno" irse al extranjero a estudiar y a trabajar, pero que lo importante es volver, aunque sea como ha hecho él, al cabo de los años y por un sentimiento de "responsabilidad" para intentar ayudar a la salud de sus compatriotas.
Al nuevo libro, de la editorial Planeta, le seguirán otros dos dedicados a niños más mayores, y los beneficios económicos se dedicarán a la Fundación SHE, que preside Fuster, para la prevención y el desarrollo de la salud a través de la educación.