Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decenas de muertos por el paso del ciclón "Aila" en India y Bangladesh

Decenas de personas han muerto víctimas del ciclón "Aila" a su paso por la región de Bengala, en el noreste de la India, y el vecino país de Bangladesh, informaron hoy distintas fuentes.
Bangladesh se llevó la peor parte del "Aila", ya debilitado, con al menos 34 personas fallecidas víctimas de las fuertes lluvias, según indicó a Efe una fuente oficial, mientras que otras 24 perdieron la vida en la región india de Bengala.
El canal televisivo bangladeshí ATN Bangla elevó por su parte los muertos en el huracán a 62 con la recuperación hoy de 44 cadáveres sólo en Bangladesh, aunque no precisó fuente.
El "Aila" tocó tierra ayer lunes con vientos de hasta 110 kilómetros por hora y, aunque en un principio pareció dirigirse a la metrópolis de Calcuta, finalmente se desvió unos 50 kilómetros al oeste y continuó su marcha hacia el norte.
El huracán arrancó árboles, derribó postes del tendido eléctrico y arrasó chozas por toda la región, donde al menos 110.000 personas resultaron damnificadas, mientras que en Bangladesh causó un aumento de la marea que inundó al menos cuatro distritos.
Los ejércitos de los dos países han iniciado ya tareas de rescate a la vista de que el ciclón se ha ido debilitando, pese a que en algunos puntos las lluvias continuaron hasta esta mañana.
Poco antes de la llegada del "Aila", tanto las autoridades como la Media Luna Roja de Bangladesh se habían movilizado el lunes para lanzar operaciones de ayuda y evacuación y pedir a los residentes en las áreas en peligro que acudan a refugios.
El Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU considera a Bangladesh y al vecino estado indio de Bengala una de las zonas más vulnerables del planeta a las catástrofes naturales.