Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Declaración de impacto ambiental favorable para la exploración de hidrocarburos frente a la costa vizcaína

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha formulado una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable para la exploración de hidrocarburos del proyecto denominado "Sondeo exploratorio Fulmar-1 y Sondeo Exploratorio Pelícano-1 en el mar Cantábrico", sujeto a estrictas condiciones de obligado cumplimiento, entre las que se incluyen la adopción de medidas para la protección de los cetáceos y de la calidad de las aguas.
Según ha informado el Ministerio, el objetivo del proyecto al que se refiere esta DIA es la investigación, desde una plataforma, de la existencia de gas en la costa cantábrica.
Para ello, se realizarán dos sondeos a una profundidad máxima de 4.000 metros utilizando un tubo de acero de perforación que tiene un diámetro decreciente desde 91 centímetros en el fondo marino hasta 21 centímetros en el extremo más profundo, a 16 kilómetros y 22 kilómetros al norte de la costa de Elantxobe y Bermeo (Vizcaya), respectivamente.
Para la puesta en marcha del proyecto a que se refiere la DIA se precisa que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo otorgue, en su caso, la correspondiente autorización.
El Ministerio ha explicado que los procedimientos de evaluación ambiental se han realizado conforme a estrictos criterios técnicos, con el objetivo de garantizar la máxima protección del medio ambiente marino.
En caso de que fueran precisas actuaciones exploratorias adicionales o que se decidiera la explotación de los yacimientos que se pudieran localizar, estas nuevas actuaciones estarían sujetas a nuevos procedimientos de Evaluación Ambiental con carácter previo a su autorización por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Durante todo el procedimiento, se ha garantizado la "máxima transparencia y participación pública", ha aseverado.
Una vez resueltas las declaraciones de impacto ambiental, se han remitido a las empresas promotoras y al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y enviado al Boletín Oficial del Estado (BOE) para su próxima publicación.