Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa de la Sanidad Pública urge un Gobierno progresista que frene el deterioro del SNS causado por el PP

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha hecho un llamamiento a los partidos progresistas para que lleguen a acuerdos urgentes en la formación de un nuevo Gobierno que "impidan que el PP siga gobernando" y frene el deterioro y desmantelamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS) iniciado en la anterior legislatura.
"Nuestro sistema no soportaría un nuevo Gobierno de Rajoy y el PP", ha defendido esta entidad en un comunicado, en la que también pide que el nuevo Ejecutivo garantice la sostenibilidad de la sanidad pública, recupere lo privatizado y "garanticen el acceso, la calidad y la equidad de la asistencia a toda la población".
La FADSP recuerda que la reforma sanitaria del PP está afectando a los sectores sociales con menor nivel de renta y mayores necesidades de asistencia (pensionistas, inmigrantes, enfermos crónicos, parados de larga duración, etcétera), ya que "suprimió la universalización de la asistencia sanitaria, incrementó los copagos y limito el acceso a las prestaciones sanitarias a determinados colectivos".
Asimismo, consideran urgente "frenar el avance de la privatización" en algunas comunidades autónomas amparándose en la Ley 15/97 de Nuevas formas de gestión, utilizando el modelo de financiación y gestión privada (PFI, Concesiones de obras, etc) para "levantar sus nuevas infraestructuras sanitarias, pese a los sobrecostes y a los problemas de recortes en la calidad de los centros".
Del mismo modo, entienden que la subfinanciacion sanitaria, los recortes en personal sanitario y el incremento del gasto farmacéutico (especialmente el hospitalario por las presiones de la industria farmacéutica) están también contribuyendo a deteriorar la actividad de los servicios y a aumentar las listas de espera.