Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa levanta una valla en la Playa del Almirante en Rota

El Ayuntamiento de Rota ha abierto un expidente al Ministero de Defensa ante su decisión de ampliar sin licencia municipal una valla que impide el acceso a la playa del Almirante, en el término municipal  roteño, y que se incluye en el recinto militar de la base naval de EEUU.

 

El Ayuntamiento de Rota, disconforme con la iniciativa, pidió explicaciones al Ministerio de Defensa, asegurando que las obras, que comenzaron el 25 de julio para ampliar la delimitación de la base por el mar, carecen de licencia.
A pesar de ello, Defensa continúo con la operación, terminando la construcción del vallado. Ante esta respuesta, el Ayuntamiento del municipio gaditano decidió abrir un expediente de infracción urbanística contra el Ministerio de Defensa.
El Ministerio ha explicado que la cerca es por seguridad y que se ajusta al reglamento de zonas de interés para la defensa nacional, por lo que no necesita licencias de ningún tipo.
Actualmente la cuestión sigue abierta y pendiente de una resolución municipal, que es posible que derive en una sanción al Misterio de Defensa superior a 3.000 euros.
Pero la construcción de la valla no sólo ha acarreado problemas urbanísticos, sino que también el pueblo de Rota se muestra afectado por la situación.
La división de la playa ha supuesto que a un lado de la misma se multiplican los bañistas, mientras que al otro sólo pueden acudir los familiares de los militares y los trabajadores de la Base militar.
Una situación que califican de injusta y de provocativa, pues mientras que en un lado los bañeros están abarrotados, en el otro lado están completamente libres 15 o 20 personas.
Los roteños conviven con esta valla desde que se creó la Base de Rota hace unos cincuenta años aproximadamente y, consideran que esta valla es discriminatoria: "La playa es de todos y no tiene porque haber diferencias" declaraba un ciudadano.
Los habitantes de Rota no están dispuestos a permitirlo y reclaman que el otro lado de la playa vuelva a ser del pueblo. AMR