Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa dice que buscará recursos para el proyecto de aviones no tripulados en Andalucía porque es "una prioridad"

El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, ha visitado este jueves el Centro de Experimentación de El Arenosillo (Cedea), ubicado en Mazagón (Huelva), donde ha remarcado que el Centro de Aviones no Tripulados, conocido como el proyecto CEUS, sigue siendo a día de hoy "una prioridad" para el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), por lo que el Gobierno central buscará recursos para su puesta en marcha con el fin de poder realizar el mismo junto a la Junta de Andalucía y la Unión Europea (UE).
En declaraciones a los periodistas en el citado centro, Morenés ha explicado que el proyecto, para el que se prevé una inversión que ronda los 40 millones de euros, "ha sufrido retrasos por motivos financieros y no tanto de índole tecnológica o del conocimiento".
Acompañado por el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, y el director general del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, el teniente general Ignacio Azqueta, el ministro ha manifestado que la línea a seguir va a ser recuperar esos fondos europeos ahora que la Comisión Europea (CE) va a abrir nuevas líneas de financiación para todas las actividades que, "dentro del ámbito militar, también sirvan para el ámbito civil".
De igual manera, ha subrayado que desde el Gobierno "no van a cejar en el empeño porque en ese proyecto se concentra el futuro de la instalación".
Sobre el Arenosillo, ha precisado que se trata de un centro "bastante conocido que hace que España esté considerada de una manera muy elevada en un ámbito en el que no ha sido históricamente especialmente destacada".
Del mismo modo, ha subrayado que los gobiernos norteamericano, británico, alemán y el español están utilizando estas instalaciones para sus necesidades, una hecho que le llena "de satisfacción" y más en "un lugar porque es un terreno extraordinariamente maravilloso y sirve para la defensa de los españoles".
El centro de experimentación del Arenosillo tiene sus orígenes en un acuerdo de cooperación entre la Nasa y la Comisión nacional de Investigacion del Espacio (Conie) española en 1964. La Nasa requería de España emplazamiento para instalar un campo de lanzamiento de cohetes meteorológicos con los que estudiar la dinámica estratomesosféric, es decir, la variación del viento y la temperatura en los primeros 100 kilómetros.
Poco a poco también ha ido desarrollando su propia tecnología y en la actualidad hay confeccionadas tres líneas: fomento de energías renovables; ensayos atmosféricos y lanzamiento de cohetes de sondeo.