Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Defensor del Pueblo advierte de que España no está aplicando el principio de precaución con el diclofenaco

El Defensor del Pueblo ha advertido de que pese a los efectos letales del diclofenaco en buitres y otras especies de aves necrófagas, las autoridades españolas no han considerado preciso aplicar el principio de precaución en el uso del diclofenaco en medicamentos veterinarios.
Según el Informe Anual del Defensor del Pueblo 2015, las autoridades españolas "se remiten a la decisión que adopte la Comisión Europea" sobre las posibles prohibiciones o restricciones para el empleo o comercialización de dicho producto, un antiinflamatorio autorizado para uso veterinario en España.
En este sentido, la Institución recuerda que el Comité Europeo de Medicamentos Veterinarios ha enfatizado la necesidad de adoptar medidas adicionales de gestión en determinados ámbitos para evitar que subproductos de animales tratados con diclofenaco entren en la cadena alimentaria de las aves necrófagas, según los riesgos identificados para cada situación (subproductos animales que proceden de matadero, animales que mueren por causas naturales o enfermedades en las granjas y son llevados directamente al muladar y procedentes de la ganadería extensiva).
Respecto a la actuación española, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) aprobaron conjuntamente un conjunto de recomendaciones en 2014.
Además, añade que anunciaron a la Comisión la implantación de un programa de muestreo de las aves necrófagas que entran en los centros de recuperación de fauna.
Sin embargo, la información proporcionada hasta el momento ha sido "poco concluyente" respecto a las medidas aplicadas efectivamente y los resultados obtenidos, por lo que se han solicitado nuevos datos al respecto.
Este asunto es importante para España, donde habita el 90 por ciento de las poblaciones de buitre de toda Europa y entre las especies presentes, algunas están en un estado desfavorable de conservación y otras amenazadas.
A este respecto, el director del área de Conservación de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza, ha explicado que la transmisión del diclofenaco a buitres es "simple", ya que basta con que esté presente en subproductos animales que proceden del matadero o en ejemplares que mueren por cualquier causa en las granjas y son trasladados directamente al muladar.
La ONG recuerda que este medicamento es el responsable de la desaparición del 99 por ciento de los ejemplares del subcontinente indio en apenas una década por su aplicación en el ganado, cuya carroña era ingerida posteriormente por los buitres.
En España reside el 95% de los buitres de Europa, por lo que desde la ONG insisten en que las autoridades están obligadas a extremar las precauciones.
Ante la conclusión de la Defensora, SEO/BirdLife ha manifestado su "alarma" y reitera su reclamación para que se prohiba su uso en España, al tiempo que apela a la responsabilidad de las instituciones competentes, porque la aparición de una "nueva amenaza para el buitre, supone un riesgo inasumible".
Igualmente, añade que el informe puede ser "más grave" porque el fármaco es tóxico también para otras rapaces que consumen carroña con cierta frecuencia, como el águila imperial ibérica, la rapaz más amenazada de Europa.
Atienza ha agregado que tras el declive en Asia, los gobiernos de los países del continente prohibieron el uso del diclofenaco en el ganado, de modo que se ha logrado frenar el declive. "La iniciativa ha ido incluso más allá cuando alguno de estos países, como India, han prohibido también los recipientes multidosis de uso humano, que eran empleados fraudulentamente para tratar al ganado", ha agregado.
Frente a la situación en Asia, Atienza destaca que las poblaciones españolas de buitres son las que "con probabilidad se encuentran en mejor estado del mundo". Por ello, defiende que la responsabilidad de España en este sentido es "enorme".
"El papel que tienen los buitres en los ecosistema supone un ahorro en el tratamiento de unas ocho mil toneladas de carroñas que, de otro modo, implicarían un gasto de millones de euros y la emisión de cientos de miles de toneladas de CO2 al año. Además, impiden la diseminación de enfermedades letales para el ganado, cumpliendo una función insustituible para el ganadero", ha concluido.