Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un equipo del Defensor andaluz se traslada a la zona de llegada de pateras para conocer 'in situ' la situación

Un equipo de la oficina del Defensor del Pueblo andaluz se ha trasladado a la zona de llegada de pateras en la provincia de Cádiz para conocer 'in situ' la situación generada ante la "avalancha" de embarcaciones con inmigrantes registrada en la costa gaditana en los últimos días.
Según ha explicado a Europa Press el Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu, quien estaba de vacaciones pero se ha vuelto a la oficina, ha explicado que ha contactado con la Defensora del Pueblo estatal, Soledad Becerril, para coordinar actuaciones y han decidido, en aras de dicha coordinación, habilitar y diligenciar un equipo de tres personas de la institución del Defensor andaluz, para "conocer de cerca e 'in situ' la situación, saber qué dispositivos técnicos hay y dónde, las tareas de acomodo, dónde se encuentran los menores, la situación en la que están las mujeres y las respuestas dadas, para que se cumplan las garantías y comprobar que son capaces de acoger a tanta gente".
Ese equipo está formado por la adjunta al Defensor del Menor, y dos asesores jurídicos especializados en temas de menores e inmigración y han salido para la zona, en concreto primero irán a Tarifa, donde visitarán el polideportivo, instalaciones de Salvamento Marítimo o el centro de internamiento, y está previsto que autoridades y funcionarios les darán las facilidades para desarrollar la labor de información y documentación "respetando la confidencialidad de las comunicaciones".
Considera que "sería bueno que, en épocas en las que es previsible, como el verano, ver qué dispositivos hay de acogida y qué reparto puede haber para acoger a tanta gente y que no estén hacinados", de forma que aboga por "la coordinación para hacer un reparto equitativo de los inmigrantes".
En ese sentido cuando el equipo conozca los datos obtenidos, se hará también un llamamiento a instituciones más cercanas, aunque reconoce que "es difícil prever cosas, aunque esto se vaya repitiendo todos los meses, pero al menos se debe conseguir una distribución lo más eficaz posible y analizar qué capacidad tienen los dispositivos para evitar un desbordamiento".
Maeztu ha mostrado su "preocupación" por la "avalancha" de pateras con inmigrantes, incluidos mujeres y menores, una cifra que "ha desbordado a las cifras de verano de 2013", algo "quizás motivas por las condiciones meteorológicas o el estado de luna llena".
Asimismo, el Defensor ha reiterado que "año tras año se vayan repitiendo, ante la mejora de las condiciones climatológicas y la llegada del verano, un aumento de la avalancha de inmigrantes", lo cual, a su juicio, demuestra que "no se le pueden poner puertas al campo".
Maeztu ha recordado la "doble condición" de estos inmigrantes, puesto que "luchan ante la desigualdad que hay entre países de un mundo y otro por su supervivencia básica, y también huyen de conflictos y guerras que se registran en países del África subsahariana", de manera que "la avalancha va dirigiéndose hacia el primer mundo buscando el paso hacia varios países para llegar a la UE".
Por ello, ha hecho un llamamiento "cada vez más urgente" para que "se sienten los países de la UE y se regule la situación y evitar desde el origen que se produzcan esas rutas que después son alimentadas por las mafias".
Maeztu ha hecho un especial llamamiento a los países con fronteras "aunque es un tema de todos, hace falta regular la situación en origen y evitar que la gente tenga que emigrar buscando el pan y la subsistencia". "Los países deben sentarse pues la desigualdad y las lesiones de los derechos humanos es enorme", asevera.