Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Defensora del Pueblo alerta del aumento de quejas por violencia ejercida por alumnos de autoescuelas

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha destacado las "muchas quejas" registradas por el organismo en 2015 acerca de la violencia ejercida por los alumnos de autoescuela.
"Las autoescuelas han mandado muchas quejas por comportamientos violentos de personas que se inscriben", ha declarado Becerril durante la rueda de prensa en la que ha presentado su informe anual.
Los examinadores de tráfico convocaron una huelga en septiembre del año pasado --y que se prolongó durante un mes y medio-- en la que una de sus reivindicaciones era una mayor protección a la hora de informar al alumno del resultado de su prueba, ya que, según denunciaban, había crecido el número de agresiones por parte de éstos.
Tras el paro, los trabajadores lograron el compromiso de la Dirección General de Tráfico (DGT) para que el resultado de los exámenes sea comunicado directamente al profesor de la autoescuela y nunca en presencia del alumno. Asimismo, el departamento que dirige María Seguí informaba de que, en un plazo de meses, los resultados se harían públicos en una web.
Esta huelga de examinadores también está recogida en el informe anual del Defensor del Pueblo, ya que supuso el aplazamiento de 45.000
exámenes prácticos para la obtención del permiso de conducción. En este sentido, Becerril señala la importancia de este documento que, según recuerda, en muchos casos es un mecanismo de acceso al mercado laboral y, por ende, un medio de integración social.
En total, se han registrado 167 quejas procedentes de Valencia, Barcelona y Alicante. Además, los examinadores también se dirigieron a la institución para trasladar su preocupación por la vulneración de su derecho de huelga. Según señalaban los afectados, los paros diarios se realizaban en las tres últimas horas de la jornada laboral, desde las 12.00 a las 15.00 horas. Sin embargo, desde la Jefatura Provincial les habían indicado que se había dictado una instrucción en la que se acordaba que los examinadores que quisieran secundar los paros y estuvieran fuera de la comarca debían examinar hasta las 12.30 horas.