Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Delegación de Gobierno condena la criminalización de Guardia Civil en la valla de Melilla "por vídeos sesgados" de ONG

La Delegación del Gobierno en Melilla ha lamentado "profundamente" las interpretaciones "sesgadas y, en ocasiones, hasta condenatorias", que se están haciendo respecto de la actuación de la Guardia Civil "en las labores de securización y defensa de la frontera sur de Europa", como es la valla de Melilla.
En un comunicado, la institución que preside Abdelmalik El Barkani ha indicado que "no es admisible que a partir de un vídeo parcial (en referencia al vídeo de Prodein), que recoge de forma muy escasa una actuación policial de no menos de 12 horas, se incurra en el atrevimiento de condenar con severidad a la Guardia Civil en su obligación legal de custodia de la frontera de Melilla".
A raíz de las críticas que ha hecho a lo largo del día el comisario de comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks; PSOE e Izquierda Unida y un gran número de organizaciones gubernamentales, la Delegación del Gobierno ha replicado que "la Guardia Civil cumple escrupulosamente la ley y en ningún caso incurre en 'devoluciones en caliente', sino en un acto legal de rechazo en frontera ante avalanchas masivas de personas que violentan los límites soberanos de nuestro país, pretendiendo a la fuerza una entrada irregular en territorio nacional".
Así, ha comentado que "quienes sostienen que el rechazo en frontera es una ilegalidad, obvian el soberano derecho de todas las naciones a defender y custodiar sus límites fronterizos y preservarlos de accesos violentos y masivos en los que, literalmente, se acaba arrasando con las instalaciones fronterizas", para añadir que en el salto del pasado día 15 quedaron destrozados 45 metros lineales de una de las verjas de la triple valla de Melilla.
NO ESTABA HERIDO
Para la Delegación del Gobierno melillense, resulta "absurdo" considerar que se anula el derecho al rechazo en frontera cuando la Guardia Civil se ve obligada a bajar de la valla a quienes se encaraman en ella con el ánimo de forzar su entrada en territorio nacional. "Si así fuera, incurriríamos en el absurdo de asignar a la Guardia Civil el papel de coadyuvar en la entrada irregular de inmigrantes", ha reprochado.
Asimismo, ha destacado que "está constatado que ningún inmigrante herido es rechazado y que los agentes de la Benemérita someten a la valoración de los equipos de Cruz Roja a los inmigrantes que puedan necesitar asistencia sanitaria". En este sentido, ha subrayado que en el salto del día 15 de octubre "cinco inmigrantes fueron trasladados al Hospital Comarcal de la ciudad".
Por ello, considera que "no es admisible que se intente criminalizar la actuación de la Guardia Civil, presentando como un acto inhumano el rechazo de quienes recurren a la resistencia pasiva para eludir el cumplimiento de la legalidad vigente". "Confundir o dejarse confundir por interpretaciones intencionadas y apoyadas en vídeos sesgados es tan atrevido como juzgar desde el desconocimiento la dramática realidad de la presión migratoria sobre la frontera sur de Europa", ha apuntado la institución gubernamental.
La Delegación ha advertido del riesgo de centrar el debate en la actuación de la Benemérita "a partir de imágenes desgajadas del continuo de las secuencias, cuya presentación de manera manipulada solo consigue debilitar nuestro sistema y favorecer a las mafias que trafican con seres humanos y conducen a esos mismos inmigrantes a situaciones límite y desesperadas como las que se suceden en la valla de Melilla".
A la institución no le cabe duda de que los agentes actuaron con proporcionalidad, congruencia y oportunidad, "a pesar de la conflictividad extrema de un asalto masivo en el que se requisaron multitud de palos, cuchillos y garfios, en el que un guardia civil fue tirado al vacío desde una altura de cinco metros por las patadas que le propinaron algunos inmigrantes y en el que, además, hasta hubo quienes escupieron e incluso miccionaron sobre los guardias entre gritos de la palabra 'ébola'".
Por último, ha indicado que el Gobierno es consciente del drama humano y la desesperación que asiste a quienes ansían cruzar a Melilla, pero aún así "es preciso el cumplimiento de la ley frente a un modelo de inmigración al que no podemos ni debemos resignarnos", según ha reiterado el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani.