Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demanda a su padre por darle sólo 1 millón de los 101 que ganó en la lotería

DL_a01040056Gtres

El hombre británico interpuso una demanda a su padre por lo poco generoso que fue al resultar ganador de la lotería. Sin embargo, ha sido desestimada.

David Dawes y su mujer ganaran 101 millones de libras esterlinas en el Euromillones en 2011. Cada año le dieron un millón a su hijo para que cubriera sus gastos… hasta que dejaron de hacerlo.
Michael se gastaba todo el dinero que le daban sus progenitores y estaba acabando con el dinero ganado en la lotería. Así David y su pareja decidieron dejar de financiar su estilo de vida, informa The Independent.
Fue entonces cuando Michael, de 32 años de edad, les llevó a los tribunales. "El día que ocurrió, yo estaba en Afganistán sirviendo como soldado, me dijo que no tendría que preocuparme más por dinero el resto de mi vida", aseguró Michael.
Basándose en esa promesa, Michael y su pareja decidieron dejar sus empleos, de forma que su padre siguiese financiando sus gastos. Pero al parecer, la actitud de su hijo había cambiado y derrochaba arrogancia y falta de generosidad. Tanto que trató de usar los tribunales para conseguir que su padre le diese más dinero.

Con el dinero que su padre le había dado, Michael se había comprado una casa de 550.000 libras esterlinas y había tomado una serie de decisiones importantes, incluyendo la de dejar de trabajar. Afirmó que su padre le dijo en numerosas ocasiones que "siempre le cuidaría".
Pero Dawes cambió de idea cuando su hijo se gastaba de £ 20.000 a £ 30.000 por semana y hasta £ 1.000 en la cesta de la compra. La madrastra de Michael por su parte aseguró que pensaban que un millón de libras sería suficiente para cubrir los gastos de toda su vida.

El juez desestimó la demanda de Michael argumentando que fue provisto de los fondos necesarios para tener una buena vida, pero por sus propias razones eligió no aprovechar esa oportunidad. Por lo tanto, rechazo la reclamación".
Y agregó: "El padre no tiene por qué continuar financiando a su hijo derrochador. No hay una base racional o de sentido común que pueda concluir que él puede venir a pedir dinero cada vez que se le acaba"