Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demuestran que vendas terapéuticas reducen hasta un 45% el dolor muscular en atletas de resistencia

Los investigadores de la UMA descubren que permiten aumentar el rendimiento y acelerar la recuperación de lesiones físicas
Investigadores del departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal de la Universidad de Málaga (UMA) han demostrado que los vendajes neuromusculares, también denominados 'kinesio-taping', reducen hasta un 45 por ciento el dolor en las piernas de atletas de duatlón.
Este tipo de tratamientos, que comenzaron a ser popularmente conocidos en el año 2008 a partir de los Juegos Olímpicos celebrados en Pekín (China), consisten en una fina cinta de algodón con un adhesivo acrílico diseñada para tratar lesiones y otros trastornos físicos y se caracterizan por su elasticidad --hasta un 130-140 por ciento sobre su longitud original-- y colorido.
Según ha informado la Fundación Descubre en un comunicado, para llegar a estas conclusiones, los expertos se centraron en el efecto de estas vendas sobre el tríceps sural, músculo ubicado en la parte posterior de las piernas que se ve más afectado durante el desarrollo de competiciones de resistencia como el duatlón o el triatlón.
Así, en el artículo 'The effect of kinesio taping on calf pain and extensibility immediately after its application and after a duatlón competition', publicado en la revista Research in Sport Medicine, los expertos Rafael Merino Marbán, Emilio Fernández Rodríguez y Daniel Mayorga Vega, han demostrado cómo, en los atletas de duatlón, la aplicación en sus piernas de vendajes neuromusculares durante el desarrollo de la competición permite disminuir hasta un 45 por ciento el grado de dolor.
"Tras finalizar la carrera, aunque el malestar aumenta en ambas piernas, éste fue considerablemente menor en aquellas donde previamente aplicamos el 'kinesio-taping'. Esta mejora es debida a que este tratamiento generó una reducción de la presión sobre los nociceptores, terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor", según ha explicado a la Fundación Descubre el investigador de la UMA Rafael Merino Marbán.
Esta investigación se inició en el Club de Triatlón Añoreta, en la provincia malagueña, donde los expertos contaron con la colaboración de 34 participantes. "Mediante una escala de dolor basada en la propia percepción de los corredores, desarrollamos un análisis inicial del grado de molestia muscular de todos los voluntarios antes de aplicar el 'kinesio-taping' e iniciar la competición", ha explicado.
En este sentido, ha continuado, después de colocar este vendaje en una de sus piernas, los participantes comenzaron la prueba de duatlón, que consistió en recorrer siete kilómetros de carrera a pie y 20 en bicicleta. Finalizada la competición y, tras valorar a todos los individuos empleando de nuevo la misma escala perceptiva, "aumentó menos el dolor en aquellas piernas donde usamos las vendas".
MÁS APLICACIONES TERAPÉUTICAS
Esta nueva aplicación terapéutica basada en este tipo de vendajes supone, según los investigadores, un paso más a la hora de proteger la musculatura empleada durante esfuerzos físicos de larga duración. "Podría utilizarse para disminuir dolores musculares durante las competiciones y de esta manera aumentar el rendimiento".
Además, ha sostenido, acelera la recuperación de lesiones físicas, teniendo en cuenta que la movilización precoz "es una estrategia importante en la recuperación de los deportistas".
Este estudio ha permitido a los expertos abrir nuevas líneas de investigación con el objetivo de encontrar otras aplicaciones terapéuticas de dichas vendas: "pretendemos replicar este trabajo con una muestra mayor y en otro tipo de musculatura".
"Emplearemos instrumentos de evaluación más precisos y objetivos, y controlaremos cómo ha evolucionado el grado de dolor varios días después de la competición", ha finalizado este investigador.