Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncia con una serie de autorretratos el lado oscuro de la pérdida de peso

Denunciatelecinco.es

No todo es bonito tras perder más de 70 kilos de peso. Aunque a priori la pérdida extrema de peso se ve como una increíble hazaña, con esta serie de fotos, la estadounidense Julia Kozerski, de 31 años, demuestra que no todo es tan de color de rosa. 

Cuando Julia Kozerski, de 31 años, de Brookfield, Wisconsin (EEUU), tenía 25 años, pesaba casi 150 kilos y tenía un índice de masa corporal de 49,9 - lo que significa que la mitad de su cuerpo era grasa. Entonces Julia tomó la decisión de perder peso y lo consiguió. Pero tras lograr quitarse más de 70 kilos de sus espaldas la sensación de esta estaounidense no es de alegría.
Para mostrar al mundo como se siente Julia enseña al mundo la realidad de su cuerpo. Una serie de autorretratos muy crudos y sin editar que dejan ver su exceso de piel, sus estrías y todas las imperfecciones con las que tiene que lidiar día a día.
Un día Julia, que decidió perder peso después de casarse buscando una vida mejor para ella y sus futuros hijos, empezó a tomarse fotos de su día a día, incluso a espaldas de su marido. Imágenes que con valor enseñó a sus compañeros del curso de fotografía que cursaba.
Fueron ellos los que la animaron a compartir con el mundo su obra, cuenta Julia a The Huffington Post. Y así fue como Julia empezó a recibir cientos de correos electrónicos de personas en la misma situación animándola a vivir con sus defectos. "Todos somos defectuosos", confiesa Julia, "pero si sabemos que no estamos solos con nuestras imperfecciones viviremos en libertad".