Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desalojan un edificio en la calle Pérez Galdós de Logroño tras encontrar un artefacto sospechoso en una cocina

La Policía Nacional ha procedido durante la mañana de este sábado al desalojo de un edificio -situado en el número 11 de la calle Pérez Galdós de Logroño- tras recibir la llamada de una vecina quien alertaba de que mientras realizaba las labores de mudanza, ha encontrado un artefacto sospechoso en la despensa de su cocina.
Según ha podido conocer Europa Press, el suceso se ha producido alrededor de las 12,00 horas de este sábado, cuando la propia inquilina ha llamado a la Guardia Civil y tras su llegada y de la Policía Nacional, por protocolo, han procedido a desalojar tanto el edificio como algunos de los comercios colindantes de la zona.
Además, la Policía Local, que también se ha personado en el lugar, ha acordonado la zona desde la calle San Antón hasta las inmediaciones del parque Gallarza. Tras un primer reconocimiento por parte de los especialistas, se ha comprobado que el artefacto estaba desactivado.
Tal y como ha explicado la propia inquilina del piso 1º derecha (2), lugar donde se ha encontrado el artefacto -cuyos primeros indicios hacen suponer que se trata de una granada o un obús desactivado- ésta lo ha encontrado mientras hacia la mudanza de su casa. En concreto, ha destacado, "ayer mismo firmamos las escrituras del piso y hoy, al entrar en la casa y proceder a limpiar, nos hemos encontrado con este artefacto e inmediatamente hemos llamado a la Guardia Civil". Por su parte, y fuentes de la Delegación de Gobierno, han confirmado que el artefacto podría ser una granada.
"Por suerte -ha continuado- todo se ha quedado en un susto pero todos nos hemos encontrado muy sorprendidos con lo que hemos encontrado". Además, ha reconocido, también había en el mismo cajón de la despensa bastantes elementos de cartuchería.
Tras el susto inicial por parte de los vecinos y de los viandantes, la calle ha vuelto a recuperar la normalidad y los vecinos han podido volver a su inmueble. Por su parte, y según han informado algunos de los vecinos, "en el domicilio donde se ha encontrado dicho artefacto vivía anteriormente y desde hace más de 15 años una señora de alrededor de sesenta años".