Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan un proceso de 'screening' que detecta síntomas precancerigenos para el 80% de tumores

La Clínica Creu Blanca de Barcelona ha desarrollado 'Onco-fullbody', un chequeo completo mediante un proceso de 'screening' de todo el cuerpo orientado a detectar síntomas precancerígenos de, al menos, el 80 por ciento de los cánceres conocidos, realizando un mapa completo en alta definición del cuerpo del paciente, gracias al uso de tecnologías de última generación.
"Hoy día disponemos de la tecnología para realizar un 'screening' preciso y exacto que nos permite evitar el 80 por ciento de los cánceres o detectarlos aún incluso cuando su malignidad todavía no se ha manifestado", señala a Europa Press, la doctora Enriqueta Alomar, directora médica de Creu Blanca.
Concretamente, intervienen pruebas realizadas por tomografía axial computarizada, mediante el sistema Aquilion One, un TAC de última generación de gran potencia del que sólo hay 14 aparatos en todo el mundo; además, para esta prueba se incorpora la resonancia magnética de 3 Teslas, que proporciona una nitidez de imagen capaz de detectar lesiones microscópicas.
"Disponíamos de la tecnología y decidimos crear el 'Onco-fullbody', un chequeo completo del cuerpo, donde a parte de las tradicionales analíticas y observaciones, la persona es sometida al TAC más potente del mundo así como a la resonancia magnética igualmente más potente que la ciencia ha creado", añade Alomar.
Ambas tecnologías se unen en un proceso de diagnóstico no invasivo que, explican, "por primera vez en Europa, permite prescindir del uso de contrastes, lo que abre una nueva era en diagnosis por la imagen de alta exactitud y carente de invasión en el cuerpo del ser humano".
El objetivo es que en una mañana o una tarde, ya que el proceso se realiza en 4 horas, el equipo médico pueda detectar, gracias a hacer un escáner complemento del cuerpo del paciente, cualquier ulceración, perturbación, quiste o síntoma que, añaden, "haga pensar que en alguna parte de su cuerpo hay probabilidades de que se genere un cáncer"
El objetivo es descartar, quizá durante los próximos 3 o 5 años, que el paciente no se verá sorprendido por ningún cáncer asintomático de lento crecimiento, explica esta experta, quien, además, destaca que "permite identificar en fases muy incipientes lesiones que aún sin ofrecer sintomatología pueden haber entrado en una fase cancerosa y derivarlos de inmediato al respectivo especialista".
Casi 8 millones de euros ha invertido Creu Blanca para dotarse del TAC Aquilion One y de dos Resonancias Magnéticas de 3 Teslas, además han invertido hasta un millón y medio de euros más en casi tres años para formar a su personal técnico y así poder extraer el máximo partido de cada uno de los aparatos que conforman el 'Onco-fullbody'.
"En Creu Blanca deseamos seguir los protocolos más avanzados, ello nos ha permitido trabajar con tecnología que no requiere de contraste, lo que supone una comodidad añadida para el paciente y nuestro futuro pasa por este camino, disponer de la mejor tecnología, junto a un equipo de especialistas de primer nivel.
Los datos indican que antes del 2015, una de cada cuatro personas en el mundo podrá desarrollar un cáncer en alguna etapa de su vida, por este motivo, entienden, que la "gran meta a alcanzar" es poner a disposición del público 'screenings' o barridos de diagnóstico avanzados, "que ya son posibles de aplicar uniendo tecnologías de alta precisión", que logran detectar cualquier ulceración por pequeña que resulte, quiste o pólipo que por su prontitud aún no ha entrado en una fase cancerígena pero que sin dudarlo, puede llegar a esa fase.