Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan una nueva tecnología para descifrar los mecanismos de la curación de las heridas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han creado una nueva tecnología para descifrar los mecanismos de la curación de heridas, mediante la cual se ha descubierto la forma en la que las células se mueven y trabajan para cerrar una lesión en el tejido.
El estudio, publicado en la revista 'Nature Physics' y recogido por la plataforma Sinc, ayuda a comprender cómo se reparan las heridas y puede favorecer el desarrollo de tratamientos que permitan acelerar su curación. Y es que, optimizar la reparación de tejidos es una necesidad importante para el tratamiento de enfermedades agudas y crónicas.
Además, los autores han asegurado que este hallazgo también puede ayudar a lograr la regeneración eficaz de órganos. "Cuando se habla de curación de heridas, normalmente pensamos en las de nuestra piel, pero también hay heridas en todo tipo de tejidos y órganos en nuestro interior que pueden estar relacionadas con enfermedades crónicas, como la diabetes o el asma. Las heridas internas también pueden favorecer la progresión del cáncer ya que proporcionan un entorno físico y químico que promueve la invasión de células malignas", han comentado los expertos.
Desde hace tiempo se sabe que hay dos mecanismos diferentes que contribuyen a la curación de heridas. En el primer mecanismo se forma un anillo de proteínas contráctiles en los bordes de la herida y la contracción de este anillo cierra la herida del mismo modo que una bolsa se cierra cuando tiramos de sus cordeles.
En el segundo, que se denomina 'migración celular', las propias células extienden unos 'brazos micrométricos', conocidos como 'lamelipodios', que les permiten arrastrarse hasta cerrar la brecha. En algunas heridas ambos mecanismos funcionan simultáneamente, mientras que en otras solo se utiliza uno de los dos.
HALLAZGO "INESPERADO"
En concreto, el grupo del IBEC en colaboración con el Instituto de Recerca Biomédica (IRB), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad de París-Diderot, el Mechanobiology Institute de Singapur y la Universidad de Waterloo de Canadá, ha desarrollado una técnica para medir a nanoescala las fuerzas que hay detrás del proceso de curación de heridas, y haciendo esto, han descubierto que los dos mecanismos aceptados actualmente no son suficientes para explicar el fenómeno.
Asimismo, y de forma "inesperada", han encontrado un nuevo mecanismo en el que las células forman arcos contráctiles supracelulares que comprimen el tejido bajo la herida. Combinando experimentos y modelos computacionales, los autores han demostrado que las contracciones derivadas de estos arcos permiten la curación de las heridas de un modo más rápido y resistente.
"Desde hace tiempo sabemos que la curación de heridas no podía entenderse completamente sin una medición directa de las fuerzas que impulsan el movimiento celular. Somos los primeros investigadores en desarrollar la tecnología para hacer estas mediciones, pero no nos habíamos imaginado tropezar con un mecanismo tan integrativo en el cual las células vecinas coordinan su movimiento físico con tanta precisión", ha aseverado el investigador principal del grupo de Dinámica Integrativa de Células y Tejidos del IBEC y profesor investigador ICREA, Xavier Trepat.