Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan un posible tratamiento para adultos con ojo vago basado en la estimulación eléctrica del cerebro

Investigadores de las universidades de Waterloo (Canadá) y Sun Yat-sen (China) han desarrollado un dispositivo de estimulación eléctrica de baja intensidad que permite mejorar la visión de adultos que sufren ambliopía u ojo vago, un trastorno que hasta ahora sólo se considera tratable en la infancia.
"Hasta hace poco, se pensaba que al igual que los adultos no podían desarrollar ampliopía, tampoco se podía tratar", ha reconocido Ben Thompson, uno de los autores de este tratamiento experimental que podría cambiar esta creencia y desterrar la frase de "no hay nada que hacer con su pérdida de visión" que se les dice a muchos pacientes que no fueron tratados en la infancia.
En diferentes ensayos, Thompson y su equipo expusieron a los pacientes a 20 minutos de estimulación transcraneal con una corriente eléctrica directa aplicada en la superficie de la cabeza, directamente sobre la corteza visual primaria, según detallan en la revista 'Scientific Reports'.
Para ello, diseñaron una especie de casco de tela que se ajustaba a la cabeza e incorporaba todas las conexiones necesarias para aplicar dicha estimulación.
Su uso conseguió aumentar de forma temporal la respuesta de esa parte del cerebro a la información visual del ojo vago, y mejoró la capacidad de estos pacientes para ver patrones con poco contraste.
El argumento utilizado por quienes dicen que este trastorno no puede tratarse en la edad adulta es que "sus cerebros ya no tiene la capacidad de cambiar", ha reconocido Thompson, que admite que en estos casos sí que es posible, "sobre todo cuando se trata de la vista".
Este tipo de estimulación eléctrica ha demostrado recientemente que puede aumentar la plasticidad neuronal adulta, la capacidad del cerebro para reorganizarse y cambiar sus conexiones.
Thompson admite que estos resultados son todavía muy preliminares pero les permitirá seguir adelante con los ensayos clínicos con este dispositivo de cara a un futuro tratamiento que los pacientes "puedan recibir en sus centros de salud". Además, ha añadido Thompson, tienen que ver si al mismo tiempo también puede resolver "otros problemas en la corteza visual primaria que también puedan resolverse con este tratmaiento".