Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada en Barcelona una red dedicada al tráfico ilegal de chinos

El Cuerpo Nacional de Policía desarticuló el pasado lunes una organización dedicada al tráfico ilegal de ciudadanos chinos. En la operación fueron dentenidas 54 personas en Barcelona, Santa Coloma de Gramanet y Badalona. Entre los detenidos se encontraban los cinco máximos responsables del grupo en Catalunya, que formaban parte de una red de tráfico de personas que se dedicaba a captar personas en China, traerlas a España y hacinarlas en pisos en espera de ser finalmente trasladados a Gran Bretaña.
En los registros practicados por la policía, los agentes encontraron tres víctimas que estaban retenidas en habitaciones cerradas con cadenas y candados.

En total, la policía realizó nueve registros, en los que intervinieron 26.000 euros en efectivo, 14 pasaportes falsificados de diferentes nacionalidades, un sello húmedo de entrada en territorio Schenger que utilizaban para falsificar pasaportes, 40 pasaportes chinos con estampaciones de entrada en España y en otros países de la UE falsificadas y 15 equipos informáticos con datos sobre las actividades delictivas de la organización desarticulada.
Contra la ley de extranjería

Los cinco máximos responsables de la organización detenidos están imputados por asociación ilícita, falsedad documental, detención ilegal y delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los otros 49 detenidos están acusados de delitos de falsedad documental e infracción a la ley de extranjería.

La red desarticulada, que también cuenta con colaboradores en China y otros países, disponía en Cataluña de la complicidad de diversos establecimientos comerciales regentados por ciudadanos chinos con residencia legal en España, en los que recibían los paquetes de pasaportes falsificados que habían sido sustraídos a sus titulares y que eran remitidos desde China.

Los envíos postales de los pasaportes sustraídos iban escondidos entre revistas y libros de doble fondo. AC