Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulado un grupo que introducía hachís a través de la Costa del Sol y detenidas 14 personas

Intervenida cerca de media tonelada de droga en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria
Una investigación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha permitido la desarticulación de una organización presuntamente dedicada a introducir importantes cantidades de hachís en motos de agua a través de la costa de Marbella (Málaga). En esta operación han sido detenidas un total de 14 personas, entre ellas dos policías locales del municipio marbellí, e intervenidos cerca de media tonelada de sustancias estupefacientes, cinco motos de agua, cinco vehículos, una motocicleta, armas y 23.000 euros en efectivo.
Los narcotraficantes fueron sorprendidos cuando regresaban de Marruecos cargados con el hachís con la intención de ocultarlo en una finca de la localidad malagueña de Estepona. Entre los arrestados se encuentran los pilotos de las motos, los miembros dedicados a realizar contravigilancias para detectar la presencia policial y los encargados de la recepción de la sustancia estupefaciente en tierra, según han informado en un comunicado desde la Dirección General de la Policía.
Las primeras pesquisas comenzaron cuando la Policía tuvo conocimiento de las actividades de un grupo organizado que se dedicaba a transportar hachís desde Marruecos hasta la costa andaluza. Para ello, utilizaban embarcaciones semirrígidas de alta capacidad y velocidad, así como motos de agua.
Los investigadores averiguaron que el presunto líder del grupo había planificado la introducción de una importante cantidad de hachís. Varias motos acuáticas iban a desplazarse hasta una embarcación nodriza, situada en un punto acordado en alta mar, donde cargarían el hachís que después llevarían a diferentes puntos de la Costa del Sol. El operativo policial permitió interceptar una de las motos que transportaba 150 kilos de hachís.
DROGA EN EL INTERIOR DE LAS MOTOS
Días más tarde, la organización investigada planificó la introducción de otra partida de droga. En esta ocasión variaron el modus operandi utilizado hasta ahora y enviaron al norte de África motos acuáticas vacías que fueron posteriormente desmontadas para ocultar la droga en su interior.
Estas embarcaciones fueron después reparadas y perfectamente selladas, de forma que no mostrasen signos de haber sufrido alguna manipulación. Tras este proceso, y una vez cargadas con cerca de 90 kilos de droga cada una, la organización las botó nuevamente al mar con destino a la Península.
Los agentes establecieron entonces un amplio dispositivo de vigilancia en torno al punto previamente acordado por los narcotraficantes para la llegada y alijo de la droga, quienes previamente habían alquilado varios remolques con los que pretendían transportar las motos hasta la finca para su ocultación.
Los efectivos desplegados identificaron a los miembros de la red cuando iban en las embarcaciones. Dos de ellas fueron sacadas del agua y llevadas por carretera hacia la finca, momento que aprovecharon los policías para interceptar el vehículo en el que una era remolcada hasta el inmueble, situado en una urbanización próxima y en el que ya habían escondido la primera de las motos con la droga.
De los cuatro ocupantes del coche, tres fueron detenidos, mientras que el cuarto logró darse a la fuga campo a través. Las otras dos embarcaciones que viajaban con el mismo rumbo fueron interceptadas por una patrullera de la Agencia Tributaria. En total, transportaban más de 300 kilos de hachís distribuido en pequeños paquetes que ocultaban en su interior.
Con posterioridad, los agentes localizaron y detuvieron al resto de miembros de la organización, entre ellos el que logró darse a la fuga previamente y que era el supuesto líder del grupo.
POLICÍAS LOCALES MARBELLÍES
En cuanto a los dos policías locales de Marbella, presuntamente daban cobertura al grupo criminal supervisando la zona de los alijos al objeto de detectar posible presencia policial y alertar a los narcotraficantes. El Ayuntamiento marbellí ya anunció, tras producirse la detención, que había iniciado el proceso de suspensión de empleo y sueldo de ambos agentes.
La investigación ha sido llevada a cabo por la Sección Greco-Costa del Sol de la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial, la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y la Agencia Tributaria.