Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren más de 3.300 piezas de marfil y unos 50 colmillos de elefante a punto de venderse entre China y Birmania

Un equipo de investigadores de la organización internacional Traffic y de Oxford Brookes University han hallado más de 3.300 piezas de marfil y cerca de 50 colmillos de elefante que iban a ser vendidos en Mong La, una ciudad de Birmania junto a la frontera con China.
El hallázgo se ha producido después de que China haya destruido públicamente más de seis toneladas de marfil en Guangdong, para mostrar su compromiso en contra del mercado ilícito de marfil en el mundo.
La mayoría de los habitantes, incluidos los vendedores de marfil en Mong La son chinos, debido a la cercanía con la frontera de este país. La ciudad es visitada a diario por un elevado número de nacionales chinos, principalmente por su conocida sórdida vida nocturna.
Según estas fuentes, los traficantes de marfil entraron desde China. En un total de 27 tiendas se encontraron piezas de marfil a la venta, la mayoría de ellas eran originarias de África. Numerosas tiendas incluso mostraban estas piezas en sus escaparates.
En este sentido, el profesor de Oxford Brookes University Vincent Nijman ha explicado que sus observaciones apuntan a que Mong La podría ser uno de los lugares con un mayor mercado sin regular de marfil de toda Asia. Esto significa que la ciudad podría distribuir en mercados de Bangkok y Tailandia y Guangzhoum en China, conocidos ampliamente por ser lugares ilegales del mercado internacional del marfil.
El mercado de marfil es ilegal en Birmania desde hace mucho tiempo y el comercio transfronterizo de este material no se permite de acuerdo con la Convención de Mercado Internacional de Especies en Peligro de Flora y Fauna (Convención CITES), de la que este país es firmante.
"Esta claro que ni Birmania ni China están haciendo esfuerzos efectivos para cumplir las regulaciones de CITES, ya que es evidente el movimiento de marfil cruzando esta frontera", ha manifestado Nijman.
El investigador ha añadido que el volumen de marfil ilegal encontrado en los mercados de Mong La es mayor que en ningún otro lugar donde la organización Traffic ha comenzado a investigar y monitorizar desde 2006.
Finalmente, el director de TRAFFIC del sureste asiático, Chris R. Shepherd, ha advertido de que los volúmenes de marfil son crecientes en un mercado de frontera por parte de los consumidores de China y ha denunciado que esto es una muestra de que los acuerdos internacionales para evitarlo y reducirlo no están siendo efectivos ni cumplidos. "Sin embargo, puesto que este mercado está situado en Birmania, es responsabilidad de las autoridades birmanas actuar y cerrar este mercado ilícito", ha precisado.