Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmantelada una red de trata de mujeres chinas con 8 detenidos y 8 víctimas liberadas

Las retenían en chalés, hoteles y pisos para que ejercieran la prostitución las 24 horas y sin preservativo
La Policía Nacional ha llevado a cabo una operación que se ha saldado con ocho detenidos, el desmantelamiento de una organización criminal de origen asiático dedicada a la trata de mujeres con fines de explotación sexual y la liberación de ocho mujeres.
Así lo ha informado este jueves en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez; y el jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, Ángel Olmedo.
Los detenidos, la mayoría de nacionalidad china, conformaban una organización altamente especializada, con una red de captadores muy sólida. Las jóvenes de nacionalidad china eran captadas en su país con falsas promesas de trabajo en España.
Los investigadores han hallado indicios que apuntan a que toda esta trama contaba con la participación de funcionarios de representaciones consulares de diversos países, que daban su visto bueno a los citados visados para poder entrar en Europa. La organización también asumía los gastos del billete de avión.
Entraban en espacio Schengen por Letonia, Francia y Austria y una vez en España eran obligadas a ejercer la prostitución para saldar la deuda contraída. Una vez aquí, eran recogidas en el Aeropuerto de Madrid-Barajas y conducidas directamente a alguno de los domicilios donde la red retenía a las mujeres y en donde también se ejercía la prostitución.
Con edades entre 20 y 30 años, las retenían en chalés o pisos de la región, obligándolas a prostituirse en karaokes, hoteles o en domicilios para pagar la supuesta deuda contraída por el vía, entre 15.000 y 20.000 euros, más los inflados gastos que generaban en el día a día por el hospedaje y la comida.
Como medio para coaccionarlas más, y aprovechándose de su falta de conocimiento del idioma y de su desamparo al hallarse en un país extranjero sin conocer a nadie, los detenidos retenían sus pasaportes y cualquier tipo de documento de identidad.
La organización ofrecía sus servicios sexuales las 24 horas del día y sin preservativos. Las mujeres eran sometidas a un control absoluto y a una férrea vigilancia. Eran trasladadas siempre por ellos desde los pisos o chalets donde pernoctaban hasta centros de ocio como karaokes, hoteles u otros domicilios para el ejercicio de la prostitución siempre contra su voluntad.
LES OBLIGABAN A TOMAR PÍLDORAS ABORTIVAS
Las investigaciones policiales se iniciaron cuando una de las víctimas, que llevaba cuatro días retenida en un chalé de Getafe se escapó y consiguió llegar a comisaría. Comunica a los agentes que hay otra muchacha en la misma situación. Los agentes consiguen localizarla y ambas se convierten en testigos protegidos.
A partir de ahí los policías identifican al resto de las víctimas, a los tratantes y dónde operaban. Así, han intervenido un domicilio en Getafe, otro en Móstoles y tres en Madrid.
En los registros efectuados por los agentes en los cinco domicilios se pudo intervenir no sólo los pasaportes de algunas de las víctimas, sino también 4.000 euros, armas blancas y anotaciones contables sobre las deudas pendientes y servicios prestados por las mismas.
También se requisaron muchas píldoras abortivas de origen chino y que los miembros de la red obligaban a tomar a las mujeres cuando se quedaban en estado como consecuencia de la explotación sexual a la que eran sometidas.
BANCA 'CHIPI' Y MENSAJES POR 'WECHAT'
La operación también ha desvelado que el grupo delictivo trabajaba con dinero en efectivos, especialmente con 500 euros. Además, utilizan la banca 'chipi', una banca tradicional clandestina. Consiste en que el banquero chino recoge el dinero en España, se cobra su comisión y entrega a la familia del cliente los yuanes correspondientes en el país asiático.
Por otro lado, la red utilizaba la red 'WeChat', una aplicación móvil de mensajería similar a Whatsapp, donde ofrecían publicidad y fotos de las chicas a conciudadanos chinos.
A los ocho detenidos, todos de nacionalidad china, se les imputan delitos de trata de seres humanos, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y de determinación coactiva a la prostitución, entre otros. Seis de ellos han ingresado en prisión provisional.
Además, hay dos personas más imputadas y en paradero desconocido, integrantes de la organización, que se hallaban en China gestionando la captación y el traslado de nuevas víctimas en el momento de la desarticulación. Seis de los detenidos han ingresado ya en prisión.
Por otro lado, según ha explicado Alfonso Fernández, se siguen llevando a cabo intensas investigaciones para permitir desgranar todo el entramado criminal en España y todas las conexiones con posible redes de desde China a su establecimiento en España y en otros países europeos para prevenir la prevención y ayuda a las mujeres engañadas.