Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmantelan la principal red de distribución de 'manteros' de Barcelona

La Guardia Urbana ha desmantelado la principal red de distribución de 'manteros' de Barcelona, que abastecía a entre 80 y 100 vendedores ambulantes, en un operación en la que ha detenido a ocho personas.
En rueda de prensa este martes en el Ayuntamiento, el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, ha detallado que en la 'Operación Manta' se ha decomisando en tres centros de distribución 12.500 objetos falsificados por valor de un millón de euros.
Forn ha asegurado que con esta intervención se "debilita a los 'manteros', que dañan el tejido comercial y social, y que comporta temas de insalubridad", aunque ha reconocido que no termina con el fenómeno.
Ha destacado la Guardia Urbana han incrementado hasta 40 el número de agentes para combatir el 'top manta', y también se ha traducido en un 3% más de denuncias del Cuerpo por venta ambulante --56.000 este año por vender frente a locales o viviendas--, mientras que han bajado un 12% las llamadas de queja de ciudadanos al 092 por estos motivos.
Los agentes iniciaron la investigación en marzo siguiendo a 'manteros' que iban a comprar la mercancía a uno de los locales que fue intervenido en septiembre, donde hicieron la primera actuación, desmantelando una de las viviendas donde almacenaban material falsificado.
Entre los objetos, se encontraron bolsos, cinturones, ropa interior, relojes, polos, gorras, camisetas, calzado deportivo, perfumes, ropa de vestir y de deporte, chándales, auriculares, móviles y placas metálicas con logotipos de marcas para colocar en bolsos.
TAMBIÉN EN VIVIENDAS
A principios de octubre se volvió a desmantelar este local y otro, que son viviendas: en una también residían y la otra la dedicaban sólo a almacén y punto de distribución.
Las regentaban dos familiares senegaleses de 34 y 20 años, que han sido detenidos por delitos contra la propiedad industrial, mientras que los otros seis detenidos eran vendedores ambulantes, y todos han quedado en libertad con cargos tras declarar ante el juez.
"Antes se utilizaban locales de venta o almacenes, pero ahora se hace desde viviendas, lo que complica la tarea de localización de los investigadores", ha remarcado el intendente del cuerpo Juan Rodríguez en la rueda de prensa.
También ha explicado la dificultad añadida de que contratan a personas que vigilan en la zona donde está el punto de distribución, por lo que avisan de alguna presencia extraña y dejan de vender.
ESCALAS DE VENTA
Aunque la investigación sigue abierta, el intendente ha explicado que la mercancía falsificada se compraba a través de internet en China y Marruecos, y que se recibía a través de empresas de mensajería.
"Hay varias escalas en la venta ambulante: la primera son los vendedores, que muchas veces están explotados; luego este tipo de distribuidores, que les venden las mercancías; y por último están los distribuidores de estos distribuidores", ha explicado.
Joaquim Forn ha matizado que las sanciones son muy complicadas de ejecutar, porque los detenidos por este tipo de hechos "no tienen nada, ni casa a la que remitir un sanción, ni dinero ni propiedades para pagarla", con lo que lo más efectivo es decomisar el material.