Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida en Málaga una mujer por extorsionar a una cadena de supermercados con amenazas de bomba

Comunicó que terroristas islámicos habían puesto tres artefactos y solicitó 50.000 euros para revelar su ubicación
La Guardia Civil ha detenido en Málaga a una mujer como presunta autora de un delito de extorsión y de otro de desórdenes públicos por amenazar a una cadena de supermercados, asentada en todo el territorio nacional, asegurando que había colocado artefactos explosivos en tres de sus centros.
La detenida, de 58 años y residente en Málaga, llamó al Servicio de Atención al Cliente alertando de la colocación de tres artefactos explosivos por un grupo terrorista islámico en sendos centros y que estaría dispuesta a dar su ubicación exacta y otros datos de la supuesta trama terrorista si se le entregaban 50.000 euros.
Para ello, la detenida realizó cuatro llamadas telefónicas, dos desde distintos barrios de Málaga, una desde el municipio malagueño de Cártama y otra en concreto desde el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), en la capital, donde finalmente fue arrestada cuando aún estaba realizando la última de ellas.
Todas las llamadas las realizaba desde cabinas telefónicas ubicadas en lugares distintos con la clara intención de no ser localizada, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.
DETENIDA EN TRES HORAS
El personal de seguridad de los supermercados dio aviso a la Guardia Civil tras la primera llamada, cuyos agentes activaron los protocolos de actuación necesarios, realizando el análisis de las conversaciones y lugares desde los que se habían realizado, lo que dio como resultado la detención de la autora de la extorsión tres horas después.
En el dispositivo de localización participaron cerca de 100 guardias civiles y gracias a su rápida actuación se evitó que se produjera el desalojo a nivel nacional de todos los supermercados de la cadena, con la alerta social que ello hubiera provocado.