Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida una mujer con 900 gramos de cocaína ocultos en su vagina y en sus pechos

Agentes de la Policía Nacional han detenido en el aeropuerto de Barajas a tres personas durante este fin de semana que portaban algo más de 7 kilogramos de cocaína, ocultos en su equipaje e incluso en el interior de su organismo, cojo fue el caso de una mujer con 900 gramos en el interior de la vagina y en sus pechos, ha informado la Jefatura Superior de la Policía en un comunicado.
Los agentes estaban llevando a cabo funciones preventivas en un control de entrada en territorio español el sábado, cuando procedieron a identificar a la pasajera María Eliana R.L. de 48 años de edad, de nacionalidad brasileña y procedente de un vuelo de San Paulo (Brasil).
Una vez efectuado un registro personal se la localizó bajo la ropa dos envoltorios ocultos en el pecho, uno oculto en la zona genital y un último en el interior de la vagina. En total cuatro envoltorios de un peso total 900 gramos que, tras los análisis pertinentes, confirmaron que la sustancia era cocaína.
Además, ayer domingo, a las 12.30 en un vuelo procedente de Guatemala, se procedió a la identificación de Carlos Humberto E. de 37 años de edad y de nacionalidad guatemalteca, al cual se le incautó 4.450 gramos de la citada sustancia estupefaciente. La droga iba distribuida en tres envoltorios ocultos en dobles fondos en un maletín, a su vez en el interior de una mochila.
Un método de introducción de droga en España que también empleó el español Jesús B.R., de 42 años, a quien en el día de hoy a las 05 horas se le encontraron 1.730 gramos, distribuidos en ocho envoltorios, escondidos en dobles fondos practicados en una mochila que portaba como equipaje de mano.
La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Comisaría del Aeropuerto de Madrid-Barajas, pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.