Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas en Castellón nueve personas relacionadas con el robo de más de 40.000 kilos de naranjas

La Policía Nacional ha detenido en la provincia de Castellón a dos transportistas y jefes de cuadrilla y a cinco personas vinculadas a una de las cuadrillas, acusadas de sustraer más de 40.000 kilos de naranjas; así como a dos responsables de tres almacenes de fruta como presuntos autores de un delito de receptación, según ha informado la Comisaría Provincial en un comunicado.
CASTELLÓN, 23 Abr. (EUROPA PRESS)
Las pesquisas policiales se iniciaron a mediados del pasado mes de marzo tras recibirse en la Comisaría cinco denuncias por parte de diferentes propietarios de huertos ubicados en el término municipal de Vila-real (Castellón), en las que informaban de la sustracción de algo más de 40.000 kilos de naranjas de las variedades ortanique, clemenules, nave-late y lane-late.
Al haberse terminado ya la campaña de variedades tardías, la investigación se centró en averiguar los almacenes de las localidades cercanas que trabajaban con la fruta procedente de 'la espigolá', naranja de menor calibre pero con igual salida al mercado internacional, exportada mayoritariamente a Polonia.
Una vez localizados los almacenes, y mediante el establecimiento de dispositivos de seguimientos y vigilancias complementados con el control de la documentación de los camiones y furgonetas que acudían para la venta de la fruta, en Nules y en la localidad valenciana de Quart de les Valls se interceptaron a dos transportistas que trataban de vender 8.000 y casi 12.000 kilos de naranja, respectivamente, sin contar con la autorización de recogida por parte de los responsables de los huertos.
Además de detener a los dos transportistas, la Policía logró arrestar a la totalidad de los integrantes de la cuadrilla que trabajaba para uno de los primeros, que además era reincidente y contaba con antecedentes policiales por hechos idénticos.
Tras la inspección de los albaranes de entrada de naranjas en los almacenes sometidos a la investigación se pudo determinar que otros 25.000 kilos habían sido admitidos de manera ilegal, por lo que se procedió a la detención e imputación de los responsables de los almacenes como presuntos autores de un delito de receptación.