Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

60 detenidos por estafar con falsas ofertas de trabajo de gigoló

La Policía Nacional ha desarticulado en Málaga una supuesta organización criminal especializada en estafas mediante falsas ofertas de trabajo de gigoló por Internet, en un operativo que ha concluido con la detención de 60 personas por su presunta participación en un delito de estafa continuada, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.
Hasta la fecha han sido esclarecidas una treintena de denuncias en todo el territorio nacional, si bien el número de perjudicados podría ser "mucho más elevado", y se estima que desde marzo de 2013 hasta la fecha el importe de lo estafado ronda los 2,5 millones de euros, según ha informado este sábado la Policía en una nota.
La investigación comenzó en Cádiz en 2014 a raíz de una denuncia sobre una estafa a la que se fueron uniendo un conjunto de denuncias formalizadas en diferentes puntos del territorio nacional --Málaga, Madrid, Toledo, Ciudad Real, Guadalajara y Teruel, entre otras provincias--, acerca de un posible timo relacionado con falsas ofertas de trabajo, entre ellas la de gigoló.
Las falsas ofertas de empleo fueron insertadas en páginas de contactos en Internet, siendo los contenidos de los anuncios "muy explícitos", según apunta la Policía, que detalla que, al parecer, buscaban a hombres dispuestos a mantener relaciones sexuales con mujeres a cambio de 300 euros por hora de trabajo, en otros casos, para servir como chico de compañía en eventos sociales, siendo la retribución en este último supuesto de 200 euros por hora trabajada.
POR VÍA TELEFÓNICA
Una vez que los interesados llamaban al número de teléfono del anuncio al objeto de interesarse por el puesto de trabajo, eran desviados a líneas de servicio de tarificación adicional "con el pretexto de confeccionar un perfil personal", constituyéndose así el primero de los engaños, según la Policía, que añade que, a continuación, una teleoperadora informaba al interlocutor que, para que la llamada le saliera gratis, debía marcar un nuevo código --otra vez de tarificación especial--, de forma que, mientras la primera llamada se mantenía en espera, la conversación continuaba en una segunda, configurándose de esta manera un nuevo engaño.
Las pesquisas condujeron a los investigadores a un entramado societario que modificaba su estructura cada pocos meses supuestamente al objeto de dificultar la labor policial. A través de una "planificada estrategia", la organización criminal realizaba presuntamente una estafa continuada a numerosas personas de todo el ámbito nacional, a las que con engaño lograban que realizaran llamadas de larga duración a teléfonos de tarificación adicional.
La presunta organización criminal operaba desde un inmueble del centro de Málaga, lugar donde estaba enclavado el denominado 'Call Center' --oficina donde los investigados realizaban tareas de teleoperador y captación de víctimas--, y desde donde atendían los teléfonos 24 horas al día.
Los supuestos 'cabecillas' del grupo criminal --un clan familiar afincado en la capital malagueña e integrado por un hombre de 51 años y dos mujeres de 44 y 76, respectivamente-- eran, al parecer, los ideólogos de la trama, mientras que el resto de arrestados eran empleados.
Las detenciones han sido efectuadas en dos fases, todas ellas en Málaga durante el pasado mes de mayo, y en total han sido arrestadas 60 personas por su presunta participación en un delito continuado de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a asociación ilícita.
En un registro en el domicilio de los principales investigados, los agentes se incautaron de un vehículo de alta gama, así como documentación diversa. Además, intervinieron varias cuentas bancarias "vinculadas al parecer con el entramado societario configurado por esta organización criminal".
En la operación policial denominada 'Imperium' han participado de manera conjunta agentes adscritos a las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Cádiz y Málaga, respectivamente.